Murió un torturador

EL MARINO DE LA ESMA RAUL ENRIQUE SCHELLER
Raúl Enrique Scheller integró el Grupo de Tareas 3.3 de la ESMA

Raúl Enrique Scheller integró el Grupo de Tareas 3.3 de la ESMA

En 2011 fue condenado a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad contra 86 víctimas. Falleció en juicio por otros 150 casos de secuestros, tormentos y asesinatos.

Raúl Enrique Scheller ingresó a la Armada a los doce años. Durante la última dictadura, con poco más de treinta, integró el sector operaciones del Grupo de Tareas 3.3 de la ESMA y luego el Copece, el centro de documentación de la Armada. Los sobrevivientes del mayor centro clandestino de esa fuerza lo conocían como “Mariano” o “Pingüino”, como se hacía llamar en la sala de torturas. Tras el retorno de la democracia estuvo destinado en el Estado Mayor General de la Armada y se retiró con el grado de capitán de navío. En 2011 fue condenado a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad contra 86 víctimas. En pleno juicio por otros 150 casos de secuestros, tormentos y asesinatos desde hace dos años y medio, Scheller murió, preso, a sus 70 años.

Impune más de quince años por la ley de obediencia debida, Scheller fue de los primeros marinos detenidos en 2003 por orden del juez Sergio Torres. Entonces planteó la inconstitucionalidad de la ley que declaró nulas las leyes de impunidad, pedido que la Cámara de Casación hizo hibernar durante años y que demoró el inicio de los juicios por los crímenes en la ESMA. Estuvo detenido en la base naval de Río Santiago, en el penal militar de Campo de Mayo y, cuando apareció el cuerpo envenenado del prefecto Héctor Febres, fue trasladado al complejo penitenciario de Marcos Paz.

Comenzó a ser juzgado a fines de 2009. Cuando el tribunal le dio la oportunidad de hablar, pidió que se leyeran todas sus declaraciones anteriores, comenzando por una de 1985. Ante la mención de nombres concretos, Scheller decía una y otra vez no conocerlos, hasta que se detenía en algunos, sobrevivientes, a los que calificaba de “terroristas que pretenden ensuciar a la Armada”, y detallaba supuestos antecedentes e información arrancada en interrogatorios en cautiverio.

–¿Incluían tortura? –le preguntaron.

–Negativo, señor –respondía Scheller.

Dijo que seguían “procedimientos doctrinarios previstos para la circunstancia de enemigo capturado” y admitió secuestros, “captura de terroristas” en la jerga naval. Admitió al relatar “capturas” que vendaban los ojos de los secuestrados antes de trasladarlos a la ESMA. Tras dos horas de lectura, pidió declarar. Dijo que entró a la Armada a los doce años y que el GT 3.3 fue “un destino más”. Intentó justificar su trabajo sucio con una arenga de Perón sobre la necesidad de “exterminar a los psicópatas para bien de la República. Reprobó al TOF-5 por tener que entrar esposado a la sala, consideró que “la independencia de los poderes se está desflecando” y señaló como excepción al supremo Carlos Fayt.

En el segundo juicio estaba acusado por delitos contra 150 víctimas, incluidas doce niños apropiados. Su indagatoria, a principios de 2013, se pospuso porque le pidió a los jueces autorización para incorporar como prueba una película llamada Guerra en Argentina. Con una escarapela en el traje, afirmó que “la imagen de los hechos ocurridos cuarenta años atrás ayuda a que esa población que era muy joven pueda ver la realidad de vivir en un país sumido por la violencia”. Después leyó el resto de la declaración y llamó “relato” a las causas de lesa humanidad. In Página 12/ Argentina

Madri muda os nomes das ruas franquistas

Hitler

Hitler

Franco com a faixa de ditador

Franco com a faixa de ditador

CUrió

CUrió

Aqui no Brasil tem até cidade com nome de torturador. Isso quando a Constituição proíbe colocar nome de gente ainda viva para renovadas maldades.

No mundão do Pará, terra grilada por latifundiários de todas as bandeiras, tem um município chamado de Curionópolis, para homenagear o assassino Sebastião Rodrigues de Moura, mais conhecido como Major Curió (hoje coronel da reserva).

Curió matou presos políticos na Guerrilha do Araguaia na Amazônia entre 1972 e 1974. E fez desaparecer trinta toneladas de ouro de Serra Pelada.

Madrid cambiará el nombre a todas las calles franquistas 

nome franquista

por Kaos

El Ayuntamiento de Madrid cambiará los nombres de las calles que incumplan la Ley de Memoria Histórica y los sustituirá por otros que sí sean acordes con esa legislación. Así lo ha manifestado la portavoz del equipo de Gobierno municipal, Rita Maestre, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno local y en referencia a los planes del Ayuntamiento para eliminar las referencias franquistas en el callejero de la ciudad.

Maestre ha asegurado que la evaluación del Ayuntamiento demuestra que la Ley de Memoria Histórica no se está cumpliendo en la ciudad debido a la existencia de referencias al franquismo en su callejero.

Por tanto, y sin tener aún un plan concreto, la idea del actual Gobierno local, dirigido por Manuela Carmena, es transformar los nombres a lo que dice la normativa y cambiarlos por otros en un proceso participado con los grupos municipales y la ciudadanía.

Según publica el diario ‘20minutos‘, el Gobierno local quiere aplicar políticas de igualdad para que estos emplazamientos reconozcan a mujeres ilustres, como la novelista Emilia Pardo Bazán o la dirigente política Dolores Ibárruri ‘Pasionaria’; y también, homenajear a vecinos ilustres de cada barrio.