Falta ar sobre esta terra

FALTA AR SOBRE ESTA TERRA
por Marisa Cerqueira Pinto

 

Falta ar sobre esta terra
Falta o sopro de Deus
Que do barro modela

O sonho fecunda o sonho
A terra apenas enterra

 

 

Marisa Cerqueira

Marisa Cerqueira

 

RÉQUIEM PARA MARISA
por Talis Andrade
 

Fizemos amor envolvidos por um canto fúnebre
Fizemos amor envolvidos pelos mistérios das vozes búlgaras
As vozes búlgaras nosso canto de incelência
que todo amor tem uma música
As vozes búlgaras embalam o nosso sono
As vozes búlgaras velam nossos cadáveres

 

ser apenas tua vida de novo

por Cris Patos

 

 

 

cris2

 

imagine cravar tua mão na terra e teu corpo se expandir pelas raízes fincadas no chão até a árvore mais próxima de onde estás e então tu te elevares em espirito pelo tronco e galhos e folhas desta árvore até a folha mais alta e se fazer parte dela e então ser tocada por um raio de energia luminosa que está sendo absorvido pelos pigmentos fotossintetizantes ali presentes e ser puxada por ele rumo ao espaço ultrapassando todas as barreiras da atmosfera viajando anos luz numa velocidade incalculável  e atingires a fonte de energia que rege a nossa galáxia e se sentir parte dela de cada átomo e molécula e vida e então num sopro descer e ser raio ser folha ser galho ser tronco ser árvore ser raiz ser terra ser dedo ser mão ser corpo e tentar voltar a ser apenas a tua vida de novo

 

Falta de água de São Paulo e bem viver do povo boliviano

pachamama

 

 

por Ángel Guerra Cabrera

El Estado Plurinacional de Bolivia es uno de los pocos en América Latina y en el mundo, donde los derechos humanos son defendidos, respetados y perfeccionados por el Estado con una visión integral. Esos derechos no son vistos como el mero trámite formal de depositar el voto en cada elección sino como una activa participación de los ciudadanos y las organizaciones indígenas y populares tanto en los procesos electorales, como en general, en la decisión cotidiana de los asuntos públicos. Además, el Estado boliviano no limita el concepto de derechos humanos a los derechos políticos, sino los extiende a los económicos, sociales y culturales, tutelando su cumplimiento en la práctica como veremos más adelante.

El presidente Evo Morales se caracteriza por cumplir a cabalidad sus promesas a los electores. No es por eso sorprendente que tras nueve años en el cargo haya sido reelecto por tercera vez consecutiva con alrededor del 60 por ciento de votos, además de haberse sometido a un referendo revocatorio en 2008 donde fue confirmado con más del 67 por ciento. Evo, por consiguiente, ha derrotado la idea convencional de que el ejercicio del poder desgasta a los líderes.

En Bolivia antes de que Evo y el MAS conquistaran la presidencia y el legislativo una exigua minoría opulenta excluía, oprimía y negaba el derecho a vivir con respeto a su cultura ancestral y tradiciones a aymaras, quechuas y otros pueblos indios que forman la mayor parte de la población. Las empresas públicas creadas por la revolución de 1952, que eran orgullo nacional, habían sido privatizadas por los gobiernos neoliberales mediante escandalosos negocios urdidos entre los viejos y nuevos oligarcas y las compañías transnacionales.

En relación a estos cruciales problemas Evo sigue cumpliendo lo que prometió en su primera campaña electoral hace diez años pues son objetivos cuya plena realización requiere tiempo. Sus compromisos básicos con los bolivianos fueron: rechazo a las políticas neoliberales y al “libre” comercio, nacionalización e industrialización de los hidrocarburos como detonante del desarrollo económico y social, y convocatoria a una Asamblea Constituyente que propiciaría la refundación del Estado. El nuevo Estado buscaría la erradicación del colonialismo interno y sería plurinacional, reconociendo así la diversidad de la nación boliviana y abriendo los cauces para la participación de los sectores indígenas y populares.

Todo ese programa y mucho más ha sido puesto en marcha con resultados verdaderamente admirables, aunque, para llevarlo a cabo el gobierno del MAS ha debido enfrentar graves planes subversivos dirigidos por la embajada de Estados Unidos, que llegaron al intento de golpe de Estado.

La nacionalización de los hidrocarburos y la redistribución de su renta ha hecho posible que Bolivia reduzca la pobreza en un 25 por ciento y la pobreza extrema en un 43 así como subir el salario mínimo en un 87.7 por ciento. El presupuesto de salud, que en 2005 era de 195 millones de dólares había llegado en 2012 a 600 millones, con una sensible disminución de la mortalidad infantil y materna. De acuerdo con datos de 2012, médicos cubanos habían atendido gratuitamente 58 millones de consultas, realizado 33 mil partos y 134 mil cirugías no oculares; y operado de la visión a 650 mil bolivianos y bolivianas a través de la Operación Milagro. El analfabetismo ha sido erradicado y la escolarización básica es casi universal. El país marcha hacia la industrialización de los hidrocarburos y a convertirse en potencia energética.

Estos datos prueban la falsedad de quienes afirman que los logros sociales bolivianos se deben a los altos precios del petróleo pues si fuera así, otros países, como México, habrían alcanzado resultados semejantes. Basta con comparar el alza astronómica del salario mínimo en Bolivia y su estancamiento por décadas en México.

La Paz, cuya política exterior se subordinaba totalmente a la de Washington, ha pasado a ser un actor político regional e internacional de primera línea, que ostenta la presidencia pro tempore del G77 más China y habla con voz propia en los foros internacionales. Primer país en proclamar los derechos de la Madre Tierra o Pacha Mama y en enarbolar la filosofía andina del “buen vivir”, Bolivia tiene un papel de liderazgo mundial en la lucha contra el cambio climático, la más trascendental de todas las tareas que tiene por delante la humanidad.

Pacha Mama e a (falta de) água em SP

 

pachamama

por Bianca Santana

Pacha é o que há de mais simples e essencial em nós: a terra. O lugar e o tempo que habitamos, com nossas necessidades e atitudes mais instintivas. Mama, em tantas línguas, é a mãe. A fecundidade e o feminino de onde todas e todos viemos, sem exceção. Essência que costumamos ignorar por ser pouco importante frente à nossa agenda, aos nossos bens, à nossa intelectualidade. Simples demais pro nosso modelo de desenvolvimento e progresso. Para os povos andinos, nossos hermanos, a Pachamama é a divindade mais importante. De onde vem o alimento, a água, o ar. Graças a ela estamos vivos. Nas cavernas de Potosí, na Bolívia, conheci Pachamama pelo olhar forte e seguro das cholas. Mulheres com o cabelo trançado, vestindo saias longas, adornadas com roupas coloridas e brincos feitos com a prata do lugar. Muitas carregavam as crianças nas costas , amarradas por um pano, enquanto tocavam seus afazeres. Uma vida que integrava a maternidade, o trabalho, a beleza e o sagrado. Uma vida sem carro, dinheiro ou produtos caros. Mas com tudo o que é essencial à vida, até água!

La_crisis_ambiental_y_el_destino_de_la_Pachamama1

 

Em outubro de 2012, o primeiro presidente indígena da Bolívia, Evo Morales, promulgou uma lei que estabelece 11 direitos para a natureza, incluindo o direito à vida. A visão de mundo que dá extrema importância à Pachamama, se concretizou na chamada Lei da Mãe Terra, cujos objetivos são: “estabelecer a visão e os fundamentos do desenvolvimento integral em harmonia em equiíbrio com a Mãe Terra para Viver bem, garantindo a continuidade da capacidade de regeneração dos componentes e sistemas de vida da Mãe Terra, recuperando e fortalecendo os saberes locais e os conhecimentos ancestrais, no marco da complementaridade de direitos, obrigações e deveres, assim como os objetivos de desenvolvimento integral como meio para desenvolver o Viver Bem, as bases para o planejamento, a gestão pública e o marco institucional estratégico para sua implementação”. Na época, o ministro do exterior David Choquehuanca afirmou: “Nossos antepassados nos ensinaram que pertencemos a uma grande família de plantas e animais. Nós, povos indígenas, podemos com nossos valores contribuir com a solução das crises energética, climática e alimentar”. O dia 1º de agosto é dedicado à Pachamama. Que ela nos inspire ao equilíbrio. Que nesse ano eleitoral, governos e candidaturas acessem e reconheçam os saberes ancestrais dos povos indígenas, africanos e camponeses europeus presentes no Brasil. Que nós, cidadãs e cidadãos, coloquemos o respeito à Terra como condição para o nosso voto. E que não esqueçamos por que São Paulo está sem água.

 

água negócio privatização

O raro fenômeno do céu roxo

espectro-rojo-italia 1

espectro-rojo-italia2

céu roxo

Durante algún tiempo, sólo los pilotos aéreos tenían la fortuna de ver un increíblefenómeno natural conocido como espectro rojo. Este fenómeno dura muy poco, pues se trata de una rara ráfaga de luz, que suele durar unos pocos milisegundos y ocurre a unos 80 kilómetros (50 millas) por encima del suelo durante una tormenta eléctrica.

Para nuestra fortuna, un fotógrafo ha logrado captar esta luz después de pasar meses en la carretera, después de una tormenta en Vivaro, Italia.

Los impresionantes destellos de luz son causados por enormes descargas eléctricas de los rayos, y el color rojo es resultado de las moléculas de nitrógeno que hay en el aire./Con información de Planetacurioso. com

“Vida, Madre Tierra y paz”

El presidente de Bolivia, junto al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, afirmó que los tres principios fundamentales del movimiento indígena son amenazados por el sistema capitalista. Y llamó a defenderlos

O presidente Evo Morales abriu a 1ª Conferência Mundial de Povos Indígenas da ONU

O presidente Evo Morales abriu a 1ª Conferência Mundial de Povos Indígenas da ONU

 

El presidente de Bolivia, Evo Morales, planteó la necesidad de defender los fundamentos de los pueblos originarios al inaugurar, junto al secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, la Conferencia Mundial de Pueblos Indígenas en la sede de la ONU. “Los principios fundamentales del movimiento indígena son: la vida, la Madre Tierra y la paz. Estos principios son amenazados permanentemente por un sistema, por un modelo: el sistema capitalista y el modelo de cómo acabar con la vida y con la Madre Tierra”, manifestó el mandatario aymara. También sostuvo que es un imperativo para todos los gobiernos del mundo avanzar en la superación y erradicación de las condiciones de la extrema pobreza y la discriminación que todavía sufren los pueblos indígenas para dar solución a los problemas estructurales de la pobreza.

Morales destacó que en Bolivia la extrema pobreza disminuyó del 38 al 18 por ciento, lo que “es un record histórico”. Asimismo, sostuvo que los pueblos indígenas resistieron de manera permanente los procesos de colonización registrados en los distintos países de la región y resaltó que se conservó la cultura de la vida enmarcada en la armonía y el equilibrio con la Madre Tierra. “Esta Conferencia Mundial debe ser el punto de partida para definir acciones colectivas en defensa de la vida para iniciar procesos de transformación y de cambio a partir de la soberanía y la ciencia de los pueblos indígenas en directa combinación con la tecnología y el avance científico de estos tiempos”, afirmó.

Además, el jefe de Estado boliviano consideró que esas experiencias aportaron a la liberación política y económica de la dominación de distintos imperios, que fue posible mediante una revolución democrática y cultural, que aspira a seguir conduciendo al disputar su reelección en los comicios del 12 de octubre. Morales recordó que antes de su gobierno, el movimiento indígena boliviano era utilizado para ganar votos y no era tomado en cuenta para gobernar, pero en un corto tiempo se demostró –dijo– que los indígenas pueden administrar un país en el marco del servicio, compromiso y sacrificio a favor de la población.

“Los gobernantes del mundo tienen que gobernar obedeciendo a los pueblos y con los pueblos, con los movimientos sociales. Nuestros pueblos, nuestras naciones, no pueden ser gobernados por banqueros ni por grandes empresarios o transnacionales”, enfatizó. Sostuvo, además, que los recursos naturales deben beneficiar a todos, por lo que destacó el incremento de la renta petrolera de 300 millones de dólares registrados en 2005 en Bolivia a los 6000 millones de dólares previstos para este año.

El mandatario aseguró que con la nacionalización de los hidrocarburos Bolivia se liberó económicamente, además, de lo que llamó gendarmes de la economía mundial, en clara referencia al Banco Mundial y, muy especialmente, al Fondo Monetario Internacional. Por su parte, Ban Ki-moon puso de relieve el liderazgo del presidente de Bolivia, a quien calificó de símbolo del mundo en desarrollo y presidente del pueblo, de la gente, según reprodujo el embajador de ese país en la ONU, Sacha Llorenti, que acompañó a Morales en un encuentro posterior a la inauguración de la Conferencia Mundial de Pueblos Indígenas. Ambos líderes también intercambiaron impresiones sobre el cambio climático, un día después de que el propio Ban Ki-moon encabezara una marcha de 300 mil activistas en el centro de Nueva York contra este fenómeno que afecta a la Tierra y la humanidad.

El pueblo que decidió dejar el oro bajo tierra

Esquel fue el primer pueblo de Argentina que consiguió expulsar a una multinacional minera con la movilización ciudadana. Pero no sería el último.

Martín Cúneo / Emma Gascó

 

Las movilizaciones ciudadanas obligaron al Gobierno de la ciudad a convocar un referéndum. El “no a la mina” ganó con el 82%. / Fotografía: Asamblea No a la Mina.

Las movilizaciones ciudadanas obligaron al Gobierno de la ciudad a convocar un referéndum. El “no a la mina” ganó con el 82%. / Fotografía: Asamblea No a la Mina.

 

Durante 300 años, la leyenda de la Ciudad de los Césares de la Patagonia enloqueció a guerreros y frailes, arrastrándolos, como fascinados, de un extremo a otro de la Patagonia, cuenta el historiador Enrique de Gandía. Llamada también la Ciudad Errante o Elelín, había sido descrita como una ciudad de planta cuadrada, con templos y calles de oro macizo. Algunas versiones hablaban de dos cerros, uno de diamante y el otro de oro.

 

El cerro que la minera canadiense Meridian Gold pretendía (literalmente) explotar se ubica a seis kilómetros de Esquel. Sólo el 3% de los beneficios se hubieran quedado en el país

El cerro que la minera canadiense Meridian Gold pretendía (literalmente) explotar se ubica a seis kilómetros de Esquel. Sólo el 3% de los beneficios se hubieran quedado en el país

A principios de siglo XXI, la búsqueda parecía haber concluido con éxito. Pero los exploradores eran esta vez muy distintos. Trabajaban para la empresa minera canadiense Meridian Gold. La Ciudad de los Césares, en efecto, tenía una planta casi cuadrada. No tenía calles de oro, pero sí varios cerros alrededor. Los 30.000 habitantes de la ciudad ignoraban que uno de los picos que veían todos los días, a seis kilómetros de distancia, estaba lleno de oro. La población de Esquel tampoco sabía que en su tranquilo pueblo se libraría la primera gran batalla contra los nuevos conquistadores.

Cianuro y almendras

El hallazgo pudieron leerlo todos los habitantes de Esquel en el diario. Una mina de oro, inversiones y 400 puestos de trabajo. Un panorama prometedor, sobre todo para los 6.000 desempleados que había en la ciudad en 2002. Para presentar el proyecto, la empresa convocó a una primera reunión. A Marta Sahores, como profesora de Química en la Universidad de la Patagonia, le entró curiosidad. En la entrada a la charla se encontró con otra profesora de la facultad. Se sentaron juntas. La sala estaba llena.

–El cianuro es menos venenoso que la lavandina [lejía] que se vende en los supermercados cerca de las góndolas de la comida –decía un hombre vestido con un traje azul.

Sin duda intentaba evitar una “innecesaria” preocupación por el uso de uno de los ingredientes básicos para la extracción de oro en las minas a cielo abierto. Las dos químicas se miraron. Marta Sahores no pudo evitar levantar la mano. Pero el hombre del traje azul continuaba hablando.

–Cianuro hay en las almendras amargas, en el humo de cigarrillo… Si el cianuro fuera veneno, yo estaría envenenado, porque el azul es ferrocianuro férrico –decía mientras mostraba su traje azul y señalaba a otros oyentes con prendas azules–, y vos y vos y vos…

Las dos profesoras de Química interrumpían, cuando les dejaban. A la salida del acto siguieron hablando. “¡Qué responsabilidad la nuestra!”, dijo Marta Sahores. Eran las únicas dos expertas en química de Esquel.

El local de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados contra la Minería está a unos pocos metros de la plaza principal. Mate en mano, Sahores describe cómo se extrae el oro de la montaña en una mina a cielo abierto: explosiones de material contaminante, diques precarios de material tóxico, cianuro, temblores, y el uso de millones y millones de litros de agua por día.

Marta Sahores se acerca a una maqueta de Esquel y de las montañas de los alrededores; entre ellas, el cerro donde Meridian Gold quiso instalar la mina. “Trescientos miligramos de cianuro resultan letales para un ser humano. Iban a usar seis toneladas por día, aquí, a 6,2 kilómetros de la ciudad, con caída para acá”, explica, mientras señala la ruta que tomaría cualquier escape, directo hacia Esquel.

“Vecinos informan a vecinos”

“Era como tener una bomba de tiempo a seis kilómetros”, señala Pablo Quintana, uno de los fundadores de la asamblea. El aumento de las desigualdades, la contaminación y el agotamiento de los acuíferos eran algunos de los motivos para oponerse a la mina. Pero había más razones: según la leyes vigentes, solo el 3% de las ganancias producidas por la megaminería se quedan en el país.

A mediados de 2002, Pablo Quintana y otros conocidos empezaron a reunirse, a hablar por teléfono, a intercambiarse correos electrónicos. En el salón de la escuela nº 205 celebraron la primera reunión. Eran unas sesenta personas. La siguiente semana ya superaban las cien. “A partir de ahí, fue como una bola de nieve”. Se había creado la primera Asamblea de Vecinos Autoconvocados contra la Minería.

La asamblea utilizaba los mensajes de texto, los emails, las panfleteadas, las pegatinas, pero resultó claro que no bastaba. La primera movilización fue convocada para el 24 de noviembre de 2002. Mil personas se juntaron ese día. La situación, seguramente, empezó a preocupar a la empresa porque, revela Marta Sahores, recibió tres llamadas anónimas con amenazas. “Me dijeron que, si no me dejaba de joder con el cianuro, iba a quedar tendida en la plaza”.

Una semana después, la ciudad vivía su segunda muestra de rechazo. Ahora eran 3.000 personas las que gritaban contra la mina en una marcha por el centro. “Ese día quedé tendida en la plaza, pero de feliz, porque había venido mucha gente de la comarca”, rememora Sahores.

Tras la experiencia de Esquel, el movimiento contra la megaminería metálica a cielo abierto ha conseguido prohibir esta actividad en las provincias de Chubut, Mendoza, San Luis, Tucumán, La Pampa, Córdoba y Tierra del Fuego.

Tras la experiencia de Esquel, el movimiento contra la megaminería metálica a cielo abierto ha conseguido prohibir esta actividad en las provincias de Chubut, Mendoza, San Luis, Tucumán, La Pampa, Córdoba y Tierra del Fuego.

El equilibrio de fuerzas estaba cambiando. Con la población movilizada fuera de la municipalidad, el Consejo se vio obligado a convocar un plebiscito. El primer referéndum en Argentina sobre la minería a gran escala ya tenía fecha: el 23 de marzo de 2003.

A medida que se acercaba el día, la tensión aumentaba. La manifestación más multitudinaria fue la del cierre de campaña, el día antes de la votación. Nueve mil personas marcharon por el centro en la mayor movilización de la historia de Esquel. El Gobierno municipal y la minera Meridian Gold, como broche de cierre, brindaron un concierto gratuito en el gimnasio municipal, con bebida y choripán incluidos.

Había llegado el día. “Todos teníamos miedo. No creíamos que hubieran convocado un plebiscito sabiendo que iban a perder. Creíamos que había gato encerrado, que iba a haber fraude. No sé de dónde vino el error de cálculo”, expone Quintana.

Al cierre de la votación, a las 18 horas, el resultado no podía ser más rotundo: 1.500 personas a favor de la mina; 11.062 personas, el 82%, en contra. La victoria se convirtió en festejo. “A la noche, la gente estaba como loca, dando vueltas por todos lados. Yo recuerdo –dice Quintana– salir del local y llegar a la plaza abarrotada de gente, algunos con antorchas, con pancartas, un momento de absoluto festejo”.

Los festejos por el triunfo del “no a la mina” fueron multitudinarios. La lucha de Esquel ha sido imitada con éxito en decenas de pueblos en Argentina y en el resto de América Latina

Los festejos por el triunfo del “no a la mina” fueron multitudinarios. La lucha de Esquel ha sido imitada con éxito en decenas de pueblos en Argentina y en el resto de América Latina

El día anterior al plebiscito, en la gran marcha de cierre, Marta Sahores no podía creer lo que veía: “En un pueblo de 30.000 habitantes, había 9.000 en la calle, sin organización, unos hacia un lado, otros hacia otro”. De repente descubrió entre los manifestantes a un grupo de niños, todos equipados con la misma camiseta de fútbol, relucientes. Le entró la curiosidad.

–Chicos, ¿qué pasa?, ¿no estuvieron jugando al fútbol, que están todos limpitos?

–No, estas nos las regalaron los mineros y las guardamos para festejar el triunfo del “no a la mina”.

“¡Eso fue apoteósico! Hubo compra de voluntades a granel, empanadas, asados, vino… Trajeron un conjunto musical gratis. La gente aceptó las empanadas, fue a ver al conjunto que le gustaba, pero luego votó lo que le parecía”, relata Sahores.

A los pocos días, el Gobierno declaró que el proyecto no se iba a realizar. Esquel se convirtió en el primer pueblo de Argentina que consiguió expulsar a una multinacional minera con la movilización ciudadana. Pero no sería el último: decenas de pueblos argentinos como Loncopué, Tinogasta, Chilecito o Andalgalá siguieron su ejemplo. Esquel había demostrado que se podía hacer.

Está envenenada a terra

por Eduardo Galeano

 

Epiros Derveniotis

Epiros Derveniotis

Está envenenada a terra que nos enterra ou desterra.
Já não há ar, só desar.
Já não há chuva, só chuva ácida.
Vista do crepúsculo no final do século

Já não há parques, só parkings.
Já não há sociedades, só sociedades anónimas.
Empresas em lugar de nações.
Consumidores em lugar de cidadãos.
Aglomerações em lugar de cidades.
Não há pessoas. Só públicos.
Não há visões. Só televisões.
Para elogiar uma flor, diz-se: “parece de plástico”.

 

Seleta de Fábio José de Mello

O maior grileiro do mundo

Secretário de Comunicação do PT homenageia ‘maior grileiro do mundo’

por Antônio Mello
Quando li a postagem no Viomundo do Azenha, aguardei um pouco para ver se o deputado federal pelo Paraná e secretário de Comunicação do PT Nacional, André Vargas, iria honrar a secretaria e se comunicar com o blog para uma justificativa (se é que há) para homenagear o “maior grileiro do mundo”, dando ao trecho da BR-277 entre as cidades de Paranaguá e Curitiba (PR) o nome de Rodovia Cecílio do Rego Almeida.

Na postagem do Azenha, há a reprodução de uma reportagem (leia, leia) da Caros Amigos de 2005, que mostra quem é Cecilio do Rego Almeida e porque foi considerado o maior grileiro do mundo.

Não encontrei motivo algum para a homenagem do deputado e o deputado não achou que devesse ao distinto público uma explicação para ela.

Pior: a homenagem foi aprovada com apoio de outro deputado do PT, José Mentor, e saiu na mesma semana em que o jornalista Lúcio Flávio Pinto pagou à família de C.R.Almeida (que morreu em 2008) R$ 25 mil, condenado numa sentença absurda, cheia de ilegalidades, como costuma acontecer a favor dos poderosos no Brasil.

À espera de uma comunicação do deputado comunicador do PT, reproduzo texto do jornalista Lúcio Flávio Pinto contando a história do processo que lhe foi movido pelo homenageado pelos deputados petistas do Paraná.

Contribuí hoje com R$ 25.116,75 para aumentar a fortuna dos sucessores e herdeiros do empresário Cecílio do Rego Almeida. Esse foi o valor apurado da indenização que a justiça do Pará me obrigou a pagar ao dono de uma das maiores empreiteiras do Brasil, a Construtora C. R. Almeida, com sede no Paraná.

No ano 2000 ele cobrou a reparação do dano moral que alegou ter sofrido porque eu o chamei de pirata fundiário, em artigo publicado no meu Jornal Pessoal, um quinzenário alternativo que escrevo sozinho desde 1987, em Belém. Na época, cobrou R$ 4 mil pela sua honra ofendida. O valor final, de R$ 25 mil, decorreu da correção monetária e dos acréscimos do processo.
Eu podia continuar a recorrer, como fiz ao longo de mais de 10 anos. O último recurso, do qual podia lançar mão, era uma ação rescisória, que praticamente reiniciaria o processo. Mas achei que o cinismo, a injustiça e o propósito deliberado de me atingir exigiam uma resposta mais contundente, à altura do surrealismo da situação. Decidi não recorrer mais.
Não sei se existem casos semelhantes nos anais do judiciário brasileiro. Compareci espontaneamente ao foro e pedi para pagar a indenização. O cálculo inicial apresentado foi excessivo. Contestei-o. O juiz substituto da 3ª vara cível de Belém concordou com meu questionamento e deferiu meu cálculo. Os herdeiros de C. R. Almeida não se manifestaram.
Eles só se habilitaram nos autos mais de dois anos depois da morte do patriarca, que ocorreu em 2008, já fora do prazo, renovado abusivamente pela justiça. O juiz que me condenou atuou como substituto na vara pela qual o processo tramitava, em 2005, por um único dia, enquanto a titular viajava para fazer um curso de três dias no Rio de Janeiro.
Amílcar Guimarães levou para sua casa um único dos processos acumulados na vara. Era uma sexta-feira. Na segunda-feira seguinte a titular reassumiu a função. Só um dia depois, já na terça-feira, o substituto devolveu o processo, de mais de 400 páginas, com sua sentença. Como ela não tinha mais validade, datou-a como sendo da sexta-feira anterior, sem se importar com o registro exato feito no acompanhamento digital, que serviu de prova da fraude: o exercício ilegal da jurisdição sobre o processo.
Não consegui anular essa decisão, apesar de todos os recursos que utilizei. Não consegui sequer a punição do juiz fraudador, que confessou, por escrito, seu interesse pessoal na causa: condenar-me, independentemente das minhas alegações de defesa. A sentença foi mantida no tribunal. O presidente do Superior Tribunal de Justiça negou meu último recurso, alegando falha formal, sem entrar no mérito.
Toda a suposta ofensa tinha origem na expressão pirata fundiária. Foi a metáfora que encontrei para definir o que fez o empresário Cecílio do Rego Almeida. Ele tentou se tornar dono de uma enorme área de terras, variando entre cinco milhões e sete milhões de hectares, numa das regiões mais cobiçadas do Pará, rica em madeira de lei, minérios e biodiversidade. Se a área fosse realmente dele, Cecílio teria sob seus domínios extensão equivalente à do 21º maior dentre os 27 Estados da federação brasileira, ou 7% do Pará, que é o segundo mais extenso do país.
Provei documentalmente a apropriação ilícita das terras, que pertencem ao patrimônio pú8blico. Minhas provas serviram de base para uma ação que o Ministério Público Federal propôs contra a famosa grilagem, a maior do mundo, Graças a essa iniciativa, a competência pelo processamento da ação foi deslocada da justiça estadual, que sempre deu ganho de causa ao grileiro.
A justiça federal, que assumiu o encargo, reconheceu a grilagem e mandou cancelar os registros imobiliários em nome do grileiro. Todos os funcionários do cartório de Altamira, onde a fraude foi praticada, acabaram punidos com demissão a bem do serviço público. Cecílio só não foi denunciado porque já tinha mais de 70 anos de idade e não se tratava de flagrante. Os demais envolvidos no golpe foram processados.
Apesar de tudo isso, minha condenação permaneceu na justiça estadual, justamente a que devia se preocupar com a lesão ao patrimônio fundiário do Pará. Quando vi meu recurso ser indeferido por mera formalidade, que podia ser sanada ou ser ignorada, já que a questão estava suficientemente apresentada nos autos para ser julgada, lembrei-me de uma capa de O Estado de S. Paulo de 1973, 40 anos atrás.
Os censores do governo militar vetaram notícia sobre a renúncia do ministro da agricultura, Cirne Lima, em protesto contra medidas inspiradas por seu colega da Fazenda, Delfim Netto. No lugar da matéria entrou um anúncio da Rádio Eldorado, que dizia apenas: “agora é samba”.
Achei que no meu caso valia essa reação. Desisti de recorrer. Convoquei amigos e simpatizantes para uma “vaquinha” que se espalhou pelo país. Felizmente conseguimos arrecadar o suficiente para pagar a indenização absurda e aviltante. Quitado o encargo, convido meus leitores a participarem de uma nova rodada, agora para as manifestações daqueles que também acham que a situação merece uma resposta. Este é meu convite: vamos mostrar à justiça do Pará que se ela reprime a verdade, nós a exaltamos. E estamos dispostos a pagar qualquer preço para fazê-la prevalecer sobre o absurdo do poder absoluto.

Pacha Mama y ciencia occidental

por César Hermida

 

 

La Pacha Mama es el sustento fundamental del Buen Vivir, la madre tierra en el paradigma ancestral. Se la quiere y respeta porque de allí nace la vida, colectiva y solidaria. La tierra es de todos y la solidaridad se expresa en el “presta manos” (para construir una casa), en la minga grupal o en la fiesta ritual. La vida es dual y complementaria: cuerpo individual y subjetividad cultural en donde el todo es más que la suma de las partes. La alimentación es natural, la sexualidad libre, el ejercicio físico y subjetivo cotidianos.

Se trata de un “Buen Vivir” con austeridad, sin la obsesión del consumismo (no vivir “mejor” como quiere la publicidad mercantil). Todos los seres vivos son iguales como en la vida “natural” rural de la chacra y sus policultivos. El Estado debe garantizar los derechos humanos y de la naturaleza en un contexto intercultural y multinacional. Javier Medina en su obra Suma Qamaña, Por una convivialidad postindustrial (Garza Azul editores, La Paz, 2006) propone la interacción de los principios occidentales (patriarcal, newtoniano, cartesiano) y el principio amerindio (matrístico, animista, holista).

Para los aymaras tiempo y espacio están interrelacionados: en Pacha, la P deriva de Pa que significa dos, bi, dual y Cha de fuerza, energía en movimiento. Pacha-mama connota espacio, mama-pacha connota tiempo. “La gente pertenece a la tierra”, no al revés. No existe el otro sino el “nosotros” como primera persona, no el ‘yo’, sostiene Fernando Huanacuni Mamani, autor Vivir Bien/Buen Vivir, Filosofía, políticas, estrategias y experiencias regionales Convenio Andrés Bello, Instituto Internacional de integración, La Paz, 2010).

La Pacha Mama tiene connotaciones de la ciencia, la religión y la poesía. En la ciencia occidental hay evidencias como las que muestra el inglés James Lovelock en su obra La venganza de la tierra, la teoría de Gaia y el futuro de la humanidad (Barcelona, Editorial Planeta, 2006) con su concepción de “Gaia” como madre tierra de la que provenimos todos, vegetales, animales, humanos.

Y lo demuestra además el cúmulo de bibliografía agroecológica, de ecología política y otras disciplinas críticas. Pero no sólo los seres vivos provienen de la Pacha Mama, ella es más que los productos que generan las semillas, es la montaña con sus vientos, el agua de las lluvias y los ríos que van al mar, la energía del sol y la influencia de la luna.