Não há bombas limpas, homens-hienas dirigentes do mundo

SINTO QUE O MÊS PRESENTE ME ASSASSINA
por Mário Faustino

.

Sinto que o mês presente me assassina,
As aves atuais nasceram mudas
E o tempo na verdade tem domínio
Sobre homens nus ao sul das luas curvas.
Sinto que o mês presente me assassina,
Corro despido atrás de um Cristo preso,
Cavalheiro gentil que me abomina
E atrai-me ao despudor da luz esquerda
Ao beco de agonia onde me espreita
A morte espacial que me ilumina.
Sinto que o mês presente me assassina
E o temporal ladrão rouba-me as fêmeas
De apóstolos marujos que me arrastam
Ao longo da corrente onde blasfemas
Gaivotas provam peixes de milagre.
Sinto que o mês presente me assassina,
Há luto nas rosáceas desta aurora,
Há sinos de ironia em cada hora
(Na libra escorpiões pesam-me a sina)
Há panos de imprimir a dura face
À força de suor, de sangue e chaga.
Sinto que o mês presente me assassina,
Os derradeiros astros nascem tortos
E o tempo na verdade tem domínio
Sobre o morto que enterra os próprios mortos.
O tempo na verdade tem domínio
Amém, amém vos digo, tem domínio
E ri do que desfere verbos, dardos
De falso eterno que retornam para
Assassinar-nos num mês assassino.

Ramiro Zardoya

Ramiro Zardoya

POEMAS AOS HOMENS DO NOSSO TEMPO
por Hilda Hilst

.

XIV

Não há bombas limpas
Mário Faustino

 

Bombas limpas, disseram? E tu sorris
E eu também. E já nos vemos mortos
Um verniz sobre o corpo, limpos, estáticos,
Mais mortos do que limpos, exato
Nosso corpo de vidro, rígido
À mercê dos teus atos, homem político.
Bombas limpas sobre a carne antiga.
Vitral esplendente e agudo sobre a tarde.
E nós na tarde repensamos mudos
A limpeza fatal sobre nossas cabeças
E tua sábia eloqüência, homens-hienas

Dirigentes do mundo.

E quando vier o dia melhor fechar as janelas melhor fechar os olhos

por Adriana Godoy

 

e quando vier o dia 

 

.

e quando vier o dia
e quando vier o dia
os homens estarão feridos
as crianças tristes e perdidas
e violentadas as mulheres

quando vier o dia
restarão pássaros com asas queimadas
e o grito insano das cidades

estaremos sedados
a noite e as nações em pedaços
melhor fechar as janelas
e não ouvir

mas é mais forte o grito e o choro das gentes
mais forte que todo o gás que faz chorar
que todas as balas de borracha que ferem

mais forte que aviões atingidos no céu
que a violência covarde e desigual
que mata e trucida um povo

queremos não ver queremos não ouvir
mas a alma sente
e chora por essa gente
e torce e se revolta e se entristece

e alguns dirão que sempre foi assim
aplaudirão as atrocidades
melhor fechar as janelas
melhor fechar os olhos

e quando vier o dia
não haverá sol
mas nuvens de fumaça e sangue

aquarela8

 

 

sempre fica um vazio

sempre fica um vazio
um vazio abissal
que nem todos os deuses anjos ou demônios
poderão te salvar

 

Arte: Rafael Godoy

Já disse Hitler: “Quem se lembra do genocídio dos armênios?”

genocidio_armenia

 

por Advogados Ativistas

 

Hitler, ao minimizar o Holocausto, dissera – “Quem se lembra do genocídio dos armênios?”. O sarcasmo da frase não consistia em negar as atrocidades, mas sim o quanto se tornam inexpressivas quando caem no esquecimento. Há 99 anos atrás, ocorreu o Domingo Vermelho, quando o Império Otomano assassinou centenas de líderes do povo armênio.

O dia ficou historicamente relembrado como data inicial de um dos maiores genocídios da história. Estima-se em um milhão e quinhentos mil mortos, de todas as formas – fuzilamentos, câmaras de gás, e as “Marchas da Morte”, que eram deportações em massa promovidas pelo Império Otomano (hoje Turquia) de armênios sem qualquer mantimento mínimo para sobrevivência.

A prática imperial foi inteira voltada para a prática do extermínio populacional e cultural. Atualmente, na contramão da ampla maioria dos historiadores, o Governo da Turquia nega a existência do genocídio, dizendo que o número de mortos é exagerado, bem como não era em decorrência de uma política de Estado.

Inclusive, apesar de quarenta e dois países ao redor do mundo reconhecerem o genocídio – tais como Alemanha, Argentina, França e o Vaticano – o Brasil, ao lado dos EUA, não o reconhece, temendo atritos políticos e diplomáticos com a Turquia.

Além do inimaginável desrespeito aos mortos e à extensa comunidade armênia no país, a postura brasileira de negar o extermínio faz coro a Hitler, quando ironizara tragédias, minimizando-as. Incentiva a falta de reflexão sobre o massacre, verdadeira página sombria na história mundial.

Vídeo revela Guarda Indígena, criada durante a ditadura, realizando tortura em público

A Comissão da Verdade em Minas apurou quem foi o preso que foi torturado ao vivo durante um desfile na Academia de Polícia Militar no Prado na década de 70 ?

Vídeo apresentado pela TV Folha revela a prática de tortura em público durante o desfile da Guarda Rural Indígena, criada pelos militares durante a Ditadura. Essa tropa tinha a missão de “executar o policiamento ostensivo das áreas reservadas aos silvícolas”. No desfile estavam presentes autoridades da época, como o governador Israel Pinheiro e o ex-vice presidente José M. Alkmin.
Alkmin.

Link para a reportagem

 

 

Los horrores de la guerra en palabras

“No hay nada glorioso en la muerte de un joven en el frente, sea del bando que sea”, plantea el autor bosnio Velibor Colic, que aun en el horroroso recuento de la guerra de los Balcanes en los noventa encuentra una ventana donde hacer entrar la humanidad y hasta el humor

Colic se alistó en el ejército bosnio, pero desertó

Colic se alistó en el ejército bosnio, pero desertó

 

Por Por Silvina Friera


“¿Se paga peaje cuando no se tienen más que recuerdos como equipaje?” Esta acuciante pregunta la plantea un sobreviviente de la lucha encarnizada y homicida de los Balcanes en los años ’90, consciente de la dificultad radical de expresar los sentimientos de quienes se han salvado del “sangriento festín” al que él, como tantos otros, estaba convidado desde hace tiempo. “No hay nada glorioso en la muerte de un joven en el frente, sea del bando que sea”, se lee en la última parte de Los bosnios (Periférica) primer libro del escritor bosnio Velibor Colic, un artefacto bello y doloroso, próximo a los recursos de la ficción, con evocaciones breves que podrían camuflarse en el ropaje “mítico”, es decir, rozar el cuento de hadas, a veces la plegaria o la poesía, otras relatos brevísimos de vidas truncadas. Pero, como aclara el narrador, “todo es verídico, por desgracia”. Un texto que es un eslabón más de la cadena en la que se podrían inscribir Walter Benjamin, Primo Levi y también Ivo Andric, el único autor yugoslavo que obtuvo el Premio Nobel de Literatura. Se suele aconsejar que para tratar cuestiones tan extremas, en la compleja frontera de lo indecible, conviene esperar pacientemente, dejar reposar esa experiencia. Que la escritura inmediata, en “caliente”, pegada a los acontecimientos, además de contraproducente, no se traduce en resultados mínimamente adecuados. Que es indispensable cierta distancia temporal para escribir. Cualquier tipo de manual o de instrucciones están concebidos para ser transgredidos. Y éste parece ser el caso del narrador bosnio.

Colic nació en 1964 en la pequeña ciudad de Modrièa (Bosnia). Se alistó en el ejército bosnio, pero no pudo soportar lo que vieron sus ojos. En su primer libro, publicado en Francia en 1994, donde actualmente reside, dos años después de los hechos vividos, cuenta el incidente que lo convirtió en “desertor”. A los prisioneros serbios se los obligaba a tender las manos entre sí, y se las ataban con alambre de espino. “Resulta que pasé cerca de un hombrecillo mal afeitado, con uniforme del ejército federal, que estaba agachado, y con las manos sujetas, junto al canal que bordea la carretera de Garevac, cerca de Modrièa. Con voz suplicante, me llamó y me pidió que le abriera el bolsillo superior izquierdo de su chaqueta. Así lo hice, y encontré en él la fotografía de dos niños (un niño ya de una cierta edad y una niñita más pequeña). Le deslicé entre sus dedos ensangrentados, di vuelta y me marché. En el dorso de la foto ponía: ‘¡Papá, vuelve!’.” En julio de 1992, un grupo de entre dos y mil tres mil bosnios de la región de Posavina fue encerrado en el campo Slavonski Brod. El escritor estaba entre aquellos desdichados. En una nota al pie del capítulo sobre este campo “de la derrota y la vergüenza”, el autor revela que, aprovechando una violenta tormenta que estalló el tercer día de su cautiverio, el 13 de julio, consiguió saltar el muro de aquel estadio transformado en campo y llegar hasta Zagreb. Al día siguiente, el campo fue desmantelado de modo inevitable: los serbios lo bombardearon. “Ninguno de los que habíamos conseguido salvar la vida gracias a algún milagro, ni tampoco aquellos que murieron en aquella guerra demente, tenemos muchas posibilidades de volver un día a ‘nuestro’ lado del Sava. Nos marchamos con miedo y precipitación, emprendimos las vías celestes o ‘imperiales’ que llevan a la muerte y el exilio.”

Los bosnios, que empieza con una plegaria, “Ave María, gratia plena…”, está dividido en tres partes –“Hombres”, “Ciudades” y “Alambradas”– más una sección final: “¿Post scriptum o post mortem (carta a un amigo muerto)?”. En la primera parte, emerge una voz colectiva, un “nosotros” que va desgranando las atrocidades cometidas para que las víctimas no queden confinadas en la infamia del anonimato. En “Hombres” hay nombres, aunque el lector pronto crea asistir a una especie de cementerio en continuado, cadáveres y más cadáveres apilados en el decurso de las páginas. Acaso no sea pertinente preguntarse, emulando a Adorno, si es posible la poesía luego de la guerra en los Balcanes, con 98 mil muertos, un millón de desplazados y una limpieza étnica sistemática; números aproximados que poco y nada dicen. Los números no hablan; verdad de Perogrullo que no viene mal, más allá de la obviedad, apuntar. Los muertos tampoco hablan, por eso Colic elige adoptar una voz que se parece al del narrador oral que articula relatos a través de testimonios, de testigos que completan parcialmente fragmentos brevísimos de historias espeluznantes. Como la historia de Adem –Adán, el primer hombre–, que caminaba encorvado como el filo de una hoz. Vivía en una casucha de adobe junto con su madre, hasta que los serbios se ensañaron con su joroba. “Por primera vez en su vida, Adem estaba erguido. Estaba de pie contra la pared de su casa natal, empalado en una estaca. Le habían roto la columna vertebral para enderezarla.”

Al gitano Ibro, que pese a ser musulmán se negó a huir de la ciudad natal del escritor cuando los soldados serbios entraron, le cortaron el cuello, como a su mujer y a su hijo. Como en “tiempos de los turcos”, plantaron las cabezas sobre las estacas de la empalizada que rodeaba su casa. Alma era una niña de siete años que vivía de la caridad brutal y voluble, de los borrachos a los que vendían flores. La bala de un francotirador la mató. La muerte sorprendió a Simo con los ojos abiertos de par en par. “A la pregunta habitual que le había hecho un oficial del Ejército Federal, si era serbio leal o no, Simo había respondido: ‘Soy serbio, en efecto, pero Bosnia es mi patria’. No era culpable de nada más.” Tanto horror seguido, narrado con una precisión quirúrgica, poniendo el acento en el verbo y prescindiendo de la adjetivación para generar un estado de vacilación persistente –lo verídico es tan excesivo, un hiperrealismo elevado a la enésima potencia que deviene absurdo o imposible–, resultaría insoportable. Para contar la tragedia en los Balcanes, esa zona de alta heterogeneidad y mescolanza con sus reyertas ancestrales, es indispensable el desvío a través del humor. El aire que suministra una dosis exacta de comicidad para continuar respirando, viviendo, leyendo. El escritor lo consigue insertando misceláneas protagonizadas por Huso y Haso, personajes populares de los chistes bosnios.

En “Ciudades” explora la agonía y la ruina de tantos sitios desaparecidos de la faz de la tierra, como el pueblo de Grapska. “El cementerio en el que reposaban los ‘bienaventurados’ que habían tenido la suerte de morir de muerte natural tampoco se salvó”, confirma el narrador cuya literalidad, fenómeno extraño, no es ironía. Por más paradójico que suene, en esas ciudades devastadas, sólo los cementerios son nuevos. Los habitantes entierran a sus seres queridos en lugares absurdos, en los parques públicos, en los jardines de sus propias casas, donde pueden. “No hay tiempo para ceremonias y lágrimas. Se cavan siempre dos o tres fosas por adelantado. Por los muertos venideros.” Los bosnios no es un libro de “respuestas” ni el equivalente bélico de la autoayuda. El dedo en la llaga que mete Colic en su debut literario –ojalá se traduzca pronto la elogiada Sarajevo ómnibus, su última obra, publicada por Gallimard– podría condensarse en esta frase-interrogante: “No importa, quememos, aniquilemos, más tarde encontraremos buenas razones para haber actuado de ese modo. Al fin y al cabo, ¿no nos han enseñado las guerras precedentes que, al final de un conflicto, los vencedores consiguen siempre justificarlo todo?”

Ríos Montt genocida. O mais cruel dos ditadores das Américas

 Por Santiago O’Donnell

Según el calendario maya, en el 2012 se cumple un ciclo de 5125 años. Los expertos no se ponen de acuerdo en qué significa el cambio de ciclo y a los mayas que están vivos hoy parece que mucho no les importa. Pero debe querer decir algo porque en el 2012 se le acabaron los fueros parlamentarios a Efraín Ríos Montt y por lo tanto en el 2012 será enjuiciado en Guatemala el mayor masacrador de mayas desde los tiempos de la conquista.

Para ponerse en situación: año 1982, tiempos de dictadura acá y revolución en Centroamérica, los sandinistas al poder peleando la Contra en Nicaragua, el Farabundo Martí que parece que va a ganar en El Salvador, y la CIA pone a un general en Guatemala, golpe mediante, para frenar la marea roja. Se trata de un general que además es pastor protestante, predicador, que dice que “un buen cristiano debe manejar tanto la Biblia como la metralleta”. Egresado de la Escuela de las Américas, amigo personal de los megateleevangelistas Pat Robertson y Jerry Fallwell, para más datos. Trata de convertir a la guerrilla con su plan “fusiles por frijoles” y cuando eso no funciona desata un genocidio, no hay otra palabra, un plan de tierra arrasada con trabajo coordinado entre escuadrones de la muerte y fuerzas regulares del ejército.

La población maya fue la que más lo sufrió. Las tropas de Ríos Montt barrieron pueblos enteros en los departamentos de Quiché y Huehuetenango. Decenas de miles de indígenas y campesinos huyeron a México y recibieron refugio de la ONU. Es imposible decir cuánta gente mandó a matar Ríos Montt, qué parte le toca de los 200.000 guatemaltecos que murieron en los 36 años de conflicto armado que terminaron con un tratado de paz en 1996. Lo que es seguro, y hay estudios, es que en proporción a la población de su país mandó a matar más gente que cualquier dictador latinoamericano, incluyendo a Videla. Un informe de Amnesty International de 1982 señala que entre marzo y julio de ese año más de diez mil indígenas y campesinos fueron asesinados, y otros cien mil fueron desplazados por la guerra.

En Guatemala dicen que en el juicio puede saltar cualquier cosa.

Los fueros de Ríos Montt se acabaron el 14 de enero del 2012 y la semana pasada (foto) compareció ante la jueza guatemalteca Luisa Flores, quien aceptó el dictamen fiscal y lo acusó de genocidio y crímenes de lesa humanidad. Quedó detenido preventivamente, por ahora en prisión domiciliaria, pero probablemente más adelante en un calabozo, porque en Guatemala no hay ley que beneficie a los reos ancianos. Aunque, ojo, ya empezó a circular en el Congreso de ese país un proyecto de ley de encarcelamiento domiciliario para casos de edad avanzada, gentileza de los muchachos del Frente Republicano Guatemalteco, el partido de los adictos al dictador. La jueza Flores fijó audiencia para que el juicio empiece el mes que viene.

Así llegamos a este 2012, que cierra un ciclo de más de cinco mil años en el programa largo del calendario maya. No llega en un buen momento para Guatemala, un país sumido en una espiral de narcoviolencia, que acaba de elegir como presidente a otro militar acusado por crímenes de lesa humanidad. Pero no hay que subestimar el poder de las profecías milenarias. El 2012 vio caer al último genocida del pueblo maya.

Para empezar un nuevo ciclo, uno mejor.

(Transcrevi trechos)

El proceso que involucra a Ríos Montt se remonta al año 2000, cuando una organización de sobrevivientes y familiares de víctimas lo acusó junto a los mandos militares de su época de las matanzas cometidas por el ejército contra poblaciones indígenas ixiles del norte de Guatemala.

A Ríos Montt y otros generales retirados se les acusa de al menos 100 hechos donde habrían muerto al menos 1.771 personas, se habrían cometido 1.400 violaciones y se habría desplazado a por lo menos 29.000 personas, según el fiscal.

Los generales Mauricio Rodríguez Sánchez y Héctor Mario López Fuentes son procesados y permanecen bajo arresto en un hospital militar dentro del proceso. El caso contra el general retirado Oscar Humberto Mejía Víctores, ex ministro de Defensa de Ríos Montt, fue suspendido provisionalmente en enero porque se determinó que no posee las facultades físicas ni mentales para ir a juicio.

Ríos Montt gobernó de facto entre marzo de 1982 y agosto de 1983.

El conflicto armado en Guatemala terminó en 1996 con la firma de un cese de hostilidades entre el gobierno y las guerrillas pero durante los 36 años que duró, dejó más de 200.000 muertos y desaparecidos, según el informe de una comisión de la verdad auspiciada por Naciones Unidas tras el fin del conflicto.

La Nobel de la Paz 1992 Rigoberta Menchú también acusó a Ríos Montt de genocidio ante la justicia española.

Os Filhos das Nuvens

por Aziza Brahim

Eres hijo de las nubes, si. Eres libre como el viento, si.
Eres hijo de las nubes, si. Eres libre como el viento, si.

La sombra de la acacia que ví por primera vez,
más allá de la línea, del miedo, quizá esté.

Eres hijo de las nubes, tu montura es tu sustento.
Allá por donde viajes, tendrás el firmamento.

Eres hijo de las nubes, si. Eres libre como el viento, si.
Eres hijo de las nubes, si. Eres libre como el viento, si.

Como el diente de las dunas mi futuro está en suspenso.
Libérame de la amargura que me apresa en el desierto.

Eres hijo de las nubes, si. Eres libre como el viento, si.
Eres hijo de las nubes, si. Eres libre como el viento, si.


Veja este lindo documentário “Goulili Dios Moi Ma Seour”, producido por Inger Servolin aqui

Fique informado sobre o muro da vergonha que segrega os Filhos das Nuvens

Ilustração do saaráui Fadili Yeslem