García Lorca e Hilda Hilst

E DEPOIS
Federico García Lorca
(Tradução de Talis Andrade)
.

Os labirintos
que o tempo cria
se desvanecem

(Permanece
o deserto)

O coração
fonte do desejo
se desvanece

(Permanece
o deserto)

A ilusão da aurora
e os beijos
se desvanecem

Só permanece
o deserto
Um ondulado
deserto

 

A FEDERICO GARCÍA LORCA
Hilda Hilst

.

Companheiro, morto desassombrado, rosácea ensolarada
Quem senão eu, te cantará primeiro. Quem, senão eu
Pontilhada de chagas, eu que tanto te amei, eu
Que bebi na tua boca a fúria de umas águas
Eu, que mastiguei tuas conquistas e que depois chorei
Porque dizias: “amor de mis entrañas, viva muerte”.
Ah, se soubesses como ficou difícil a Poesia.
Triste garganta o nosso tempo, TRISTE TRISTE.
E mais um tempo, nem será lícito ao poeta ter memória
E cantar de repente:
“os arados van e vên
dende a Santiago a Belén”

Os cardos, companheiro, a aspereza, o luto
A tua morte outra vez, a nossa morte, assim o mundo:
Deglutindo a palavra cada vez e cada vez mais fundo.
Que dor de te saber tão morto. Alguns dirão:
Mas está vivo, não vês? Está vivo! Se todos o celebram
Se tu cantas! ESTÁS MORTO. Sabes por quê?
“El passado se pone
su coraza de hierro
y tapa sus oídos
con algodón del viento.
Nunca podrá arrancársele
un secreto.”

E o futuro é de sangue, de aço, de vaidade. E vermelhos
Azuis, brancos e amarelos hão de gritar: morte aos poetas!
Morte a todos aqueles de lúcidas artérias, tatuados
De infância, o plexo aberto, exposto aos lobos. Irmão.
Companheiro. Que dor de te saber tão morto.

P003CXE111330-04
hhilst

A VOZ SECRETA DO AMOR ESCURO E A LUA DE GARCÍA LORCA

AI, VOZ SECRETA DO AMOR ESCURO

LORCA
Federico Garcia Lorca
(Tradução de Paulo Azevedo Chaves)

Ai, voz secreta do amor escuro!
ai, balido sem lãs! ai, ferida!
ai, agulha de mel, camélia partida!
ai, corrente sem mar, cidade sem muro!

Ai, noite imensa de perfil seguro,
montanha celestial de angústia erguida!
ai, cão nas entranhas, voz perseguida!
silêncio sem limite, lírio maduro!

Afasta de mim o gelo cálido do teu alento,
não queiras que eu me perca na profundeza
onde, sem fruto, gemem carne e firmamento.

Deixa o marfim do meu crânio com presteza,
apieda-te de mim, rompe meu desalento,
que também sou amor, que eu sou a Natureza!

 

A LUA DE LORCA

por Talis Andrade

 

Federico:
– Que tem teu divino
coração de festa

A menina:
– Tenho uma rosa
uma linda rosa
amarela

Federico:
– Ai menina
não se faça
tão bela

A menina:
– O sol
me fez assim
hoje é manhã
de primavera

Federico:
– Ai menina
a noite
uma longa noite
me espera

A menina:
– Triste sina tua
querer a lua
que no céu
sorri distante

Federico:
– Ai menina
muito mais triste
não saber
se de verdade
desejo a lua
como amante

 

 

‘Querido Salvador, querido Lorquito’ reúne por vez primera la relación epistolar completa entre el pintor surrealista y el poeta granadino

La historia de un “amor erótico y trágico por el hecho de no poderlo compartir”

Lorca y Dalí en una foto en Cadaqués

Lorca y Dalí en una foto en Cadaqués

 por Alejandro Torrús

En la larga agonía de Salvador Dalí, negándose a comer y alcanzando a duras penas los 34 kilos de peso, la enfermera que le cuidó aseguró que la única frase inteligible que escuchó salir de los labios del pintor fue: “El meu amic Lorca”. A Salvador Dalí le acompañó toda su vida la sensación de haber podido evitar el fusilamiento del poeta. No se sabe cómo ni cuando Dalí se enteró del crimen cometido contra su amigo. Sí se sabe, porque así se encargó de difundirlo el propio pintor surrealista, que su reacción al conocer el asesinato fue una exclamación: “¡Olé!” Con ese único sonido trató de equiparar la vida de Lorca con una corrida de toros, teniendo ese último episodio el valor del último gesto del poeta en la arena de la plaza.

lorca-dali_

De la amistad de dos de los artistas más grandes de la historia reciente de España surgó, además de diversas colaboraciones artísticas, un acalorado epistolario entre 1925 y 1936, que ha sido recopilado por primera vez de manera íntegra en Querido Salvador, Querido Lorquito (Elba), una obra que ha sido posible gracias a la labor del periodista Victor Fernández. No obstante, advierte el autor, muchas de las cartas, sobre todo de las expedidas por Federico Lorca, no han sobrevivido al paso del tiempo. Ana María, hermana de Dalí, vendió mucho material del archivo de su hermano tras la Guerra Civil y Gala, mujer del pintor, destruyó otras muchas por los celos que sentía ante la relación de su esposo con Lorca.

Dalí, tras conocer la muerte del poeta, exclamó: “¡Olé!”

Una relación que el propio Salvador Dalí definiría como “un amor erótico y trágico, por el hecho de no poderlo compartir” en una carta al director publicada en El País en 1986 dirigida al historiador Ian Gibson, a quien acusaba de tratar su relación con Lorca como si fuera “una azucarada novela rosa”. La correspondencia, ordenada por orden cronológico y que comprende siete cartas de Lorca a Dalí y cuarenta del pintor al poeta, es, a ojos del periodista, “un juego de seducción” entre los dos genios.

“Lorca da lo mejor de sí mismo, tratando de encandilar con su palabra a un Dalí que quiere estar a la altura intelectual del poeta. Uno intenta atrapar al artista en su tela de araña; el otro deja hacer hasta cierto punto”, escribe Fernández. El coqueteo entre ambos llega a puntos mágicos, como las palabras que dedica Dalí a Lorca: “Tú eres una borrasca cristiana y necesitas de mi paganismo (…) Yo iré a buscarte para hacerte una cara de mar. Será invierno y encenderemos lumbre. Las pobres bestias estarán ateridas. Tú te acordarás que eres inventor y viviremos juntos con una máquina de retratar”.

Encuentro sexual
Era el año 1928 y la pareja de genios vivía la etapa dorada de su amistad. Pero si hubo un año glorioso para los dos ese fue 1927. Ese mismo año Lorca estrenó la exitosa obra Mariana Pineda en el Teatro Goya de Barcelona con los decorados de Dalí y avanzaba con relativa facilidad en la escritura de El Romancero gitano, que verá la luz en 1928. Además, a finales de ese año el poeta entra a formar parte del grupo de autores que darán nombre a una generación que se pone como excusa rendir homenaje a Luis de Góngora en Sevilla.

Pero, por encima de todo, 1927 es el momento de la segunda y trascendental estancia en Cadaqués (residencia veraniega de los Dalí), momento en el cual Lorca se propone mantener relaciones sexuales con Dalí, que se niega. “No era la primera vez que el poeta lo intentaba”, escribe Fernández. El propio Dalí habló de esta situación a Max Aub: “Federico, como todo el mundo sabe, estaba muy enamorado de mí, y probó a darme por el culo dos veces, pero como yo no soy maricón y me hacía un daño terrible, pues lo cancelé en seguida y se quedó en una cosa puramente platónica y en admiración”.

“El perro andaluz soy yo”
Tras esta etapa dorada, en septiembre de 1928 se inicia un distanciamiento entre ambos. Separación que fue aprovechada por Luis Buñuel, que irrumpe con fuerza en la vida de Dalí y da inicio a una colaboración de la que surgirán dos obras maestras del cine surrealista: Un perro andaluz (1929) y La edad de oro (1930). Lorca se sintió ridiculizado por la primera de ellas y definió el filme como: “Una mierdesita así de pequeñita y el perro andaluz soy yo”.

Federico Garcia Lorca e Salvador Dali

La amistad entre ambos fue retomada en 1930 cuando Dalí trata de estafar a los padres del poeta aprovechando que Lorca está en Nueva York. “Me gustó muchísimo el timo que ibas a dar a mi familia, y es una lástima que no te enviaran el dinero. Yo me enteré tarde, pues la carta me la enviaron a mí; si no yo te hubiese girado el dinerito”, responde Lorca a Dalí tras el intento de timo.

___

Dalí: “Federico, como todo el mundo sabe, estaba muy enamorado de mí, y probó a darme por el culo dos veces, pero como yo no soy maricón y me hacía un daño terrible, lo cancelé en seguida”

El reencuentro entre ambos, sin embargo, tuvo que esperar hasta 1935 en Barcelona. Durante su estancia en la ciudad condal, Lorca concedió diversas entrevistas. En una de ellas afirmó: “Somos dos espíritus gemelos. Aquí está la prueba: siete años sin vernos y hemos coincidido en todo como si hubiésemos estado hablando diariamente. Genial, genial Salvador Dalí”. En este reencuentro, llegaron a pensar en colaborar en una ópera o viajar por Europa. Sin embargo, el fascismo se interpuso en los planes de los dos amigos y las balas asesinas del bando franquista acabaron con la vida del poeta.

Desde entonces una parte de Lorca sobrevivió en la obra de Dalí. El pintor se obsesionó con su amigo hasta el punto de pintar el rostro del poeta en algunos de sus cuadros de la Guerra Civil, dejar los rastros del poeta en la obra El enigma sin fin o publicar su propia lectura de la muerte de Lorca en dos medios en 1954: “Lorca imitaba y poetizaba todo aquello de lo que hablaba, en especial su defunción. La escenificaba recurriendo a la mímica: ‘¡Mirad cómo seré en el momento de la muerte’ (…) Después nos enseñaba cómo sería su rostro unos días después de su muerte. Y sus rasgos, que de costumbre no eran hermosos, se aureolaban de pronto de una belleza desconocida e incluso de una excesiva belleza”.

NOTICIAS RELACIONADAS

Aciertos y olvidos sobre García Lorca

por Jorge Boccanera

Neruda, González Tuñón, Lorca, Cernuda y Villar

Neruda, González Tuñón, Lorca, Cernuda y Villar

La biografía del español Federico García Lorca “Sueño de vida”, escrita por la ensayista estadounidense Leslie Stainton y reeditada en Argentina, muestra pasajes interesantes de la existencia truncada del poeta andaluz, aunque pasa por alto algunos vínculos y personajes esenciales.

La reedición del citado libro, editado por Adriana Hidalgo, revela la plena vigencia de la obra de este escritor y el interés del público lector por dar seguimiento a una vida de leyenda que aún hoy guarda algunos enigmas.

El tema “Lorca”, siempre recurrente, pasó en los últimos años a un primer plano cuando el juez español Baltasar Garzón —que acaba de ser condenado a 11 años de inhabilitación— dispuso investigar la suerte de cien mil republicanos desaparecidos en la Guerra Civil y la exhumación de fosas comunes no identificadas.

En esas fosas se esperaba encontrar también a los restos del poeta, fusilado un 18 de agosto de 1936.

Tras aprobarse la Ley de la Memoria en 2007 y realizarse en 2009 una exhumación infructuosa en el Barranco de Víznar, Granada, la derecha española hizo suspender esos trabajos y alentó el enjuiciamiento del juez Garzón, quien recibió una condena que causó indignación entre organismos y defensores de los derechos humanos en todo el mundo.

La obra vasta de Lorca —que se desdobla en poesía, teatro, música, plástica— más una vida intensa entre la exaltación y la tragedia, dio paso a una profusa bibliografía que aparte de los recuentos de vida se diversificó en epistolarios, ensayos, películas y documentales.

Sueño de vida de Stainton —que toma el título de un obra de Lorca nunca estrenada: El sueño de la vida— cumple con las generales en el repaso cronológico de la existencia del personaje: su precocidad como artista y el desacomodo social de quien vive su adolescencia durante la Primera Guerra y deviene pacifista rechazando el autoritarismo.

Da también cuenta de un ser vital que fluctúa entre lo exultante y la congoja; el niño que padece un leve defecto físico (“no era atractivo o atlético, una de sus piernas era ligeramente más corta que la otra”), y sufre la agresión de algunos compañeros de colegio que lo apodan “Federica”: “por sus modales e intereses que juzgaban afeminados”.

Atravesada por el tema de la sexualidad; la biografía va de sus pasiones de adolescencia (Amelia, su vecina en Granada y María Luisa Egea González, con quien disfrutaba tocando el piano a cuatro manos”) a la posterior relación amorosa con el pintor Salvador Dalí, el escultor Emilio Aladrén y el actor aficionado Rafael Rodríguez Rapún.

El poeta que festeja la carnalidad desde su primer libro —escribe “La naturaleza tiene deseos de cópula gigante”— irá aceptando gradualmente su homosexualidad; en 1928 entre amigos confiables —dice Stainton— y se muestra “más explícito acerca de su sexualidad («Tú no sabes lo que es sufrir por la belleza masculina»)”.

Lorca, poeta del erotismo, fue también el hombre político; adhirió a la causa republicana y solía rubricar su posición con declaraciones como ésta: “En este mundo yo siempre soy y seré partidario de los pobres, de los que no tienen nada y hasta la tranquilidad de la nada se les niega”.

(Transcrevi trechos)

A ESPANHA DE GARCÍA LORCA

por Talis Andrade

Proibido pela censura

o nome de Federico

del Sagrado Corazón de Jesús

García Lorca

não é mencionado

nas cátedras e púlpitos

.

Mas por todos os cantos

da Velha Espanha

nas ruas do povo

nos campos de concentração

e cavas

escuto o nome inter-

dito secreto nome

sacralizado com sangue

e lágrimas

Lágrimas e sangue

o tempo não lava

.

Por toda Espanha

o povo sofrido

cobra reparação

Todo homem

que sobrevive

clama por justiça

.

Por toda Espanha

às escondidas

o povo recita

de García Lorca

a imortal poesia

De García Lorca

os enamorados cantam

ternas canções

.

Na católica Espanha

das mulheres as orações

pela alma de Federico

del Sagrado Corazón de Jesús

García Lorca

.

Enquanto existir

Andaluzia

o sol a brilhar

enquanto existir

a Poesia

García Lorca

não morrerá

não morrerá

 

 

Leia mais


Escute Lorca por Leonard Cohen