Independência ou morte

Posts tagged ‘Brasil’

Comienza juicio en Italia por el Plan Cóndor

comissao-da-verdade ditadura tortura morte

 

Este jueves se dio inicio en Roma al juicio por la desaparición de 23 personas de origen italiano durante los años 70 y 80 en distintos países de América Latina. Las víctimas fueron secuestradas en el marco del Plan Cóndor, perpetrado por las dictaduras de Argentina, Uruguay, Paraguay, Brasil, Bolivia, Perú y Chile.

Conocido en Italia como “Proceso Cóndor”, la primera audiencia del juicio se llevó a cabo en en el aula búnker de la prisión romana de Rebibbia. El proceso estará a cargo de la jueza Evelina Canale y su colega Paolo Colella, mientras que la acusación recae en el fiscal Giancarlo Capaldo, que lleva más de una década investigando en la causa.

Los 32 acusados se componen de 11 antiguos miembros y funcionarios de la junta militar chilena, uno de Bolivia, cuatro de Perú y 16 uruguayos. 12 de ellos se encuentran actualmente en prisión por otros procesos seguidos en su respectivos países relacionados también con la Operación Cóndor.

Entre los más destacados aparecen el exministro boliviano del Interior, Luis Gómez Arce, el exjefe de la DINA (secretaría de inteligencia chilena), Guillermo Sepúlveda Contreras, y el expresidente peruano, Francisco Morales Bermúdez.

La mayoría de los imputados rechazó declarar personalmente o mediante videoconferencia, por lo que se les asignó un abogado de oficio. El único acusado residente en Italia es el exmilitar uruguayo de 67 años Jorge Néstor Troccolli, quien asistió a la sala del juicio, junto a sus abogados Severio Gruzzo y Anna Scifoni.

Se estima que la duración de este proceso en primera instancia llevará aproximadamente un año, tal y como explicó recientemente el fiscal a la agencia EFE.

Hay que recordar que el Plan Cóndor fue ideado originalmente por el general chileno Augusto Pinochet y que coordinó la represión de la oposición política en las décadas de 1970 y 1980 por parte de los regímenes dictatoriales de Chile, Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia.

En ese marco unas 50 mil personas fueron asesinadas, 30 mil se cuentan como desaparecidas y 400 mil fueron encarceladas. Las investigaciones sobre el asesinato y/o desaparición de 23 italianos en aquella época se iniciaron en 1999 con la presentación de acusaciones por parte de los familiares de las víctimas a un tribunal italiano.

ANTICIPO DE EL MILAGRO BRASILEÑO. COMO HIZO BRASIL PARA TRANSFORMARSE EN POTENCIA MUNDIAL

por José Natanson *

 

En coincidencia con las elecciones de este domingo, apareció este libro definido como “un retrato apasionado” del milagro brasileño, que combina avances económicos con conquistas sociales. Incluye una comparación con la Argentina en tono tanguero. Dilma Rousseff por Romero Britto

En coincidencia con las elecciones de este domingo, apareció este libro definido como “un retrato apasionado” del milagro brasileño, que combina avances económicos con conquistas sociales. Incluye una comparación con la Argentina en tono tanguero. Dilma Rousseff por Romero Britto

 

El viernes 9 de octubre de 2013, a las diez de la noche, Brasil se paralizó. A una hora en la que la gente sale a pasear o cenar, hace deporte o vuelve a su casa después del trabajo, las grandes ciudades lucían desiertas. Como ante la inminente llegada de una invasión de zombies tropicales, prácticamente no se veía a nadie caminando por las veredas ni autos circulando por las calles, y las pocas personas que andaban lo hacían con el paso nervioso de los que saben que el tiempo apremia. Salvo los bares y restaurantes con pantalla gigante, muchos de los cuales ofrecían un menú especial para el evento, los negocios estaban vacíos o directamente cerrados. Y era fácil ver, desde las veredas, el brillo titilante y como nervioso de las pantallas encendidas en los departamentos, las casas, las casillas de las favelas o cualquier otro lugar en donde hubiera un televisor. La previsión de las autoridades ante un fenómeno que se venía anunciando desde hacía tiempo llevó a reforzar la distribución de energía y logró evitar los cortes frente a una demanda eléctrica que, poco antes de la hora señalada, pasó de 65 mil a 69 mil mW, una diferencia equivalente al doble de la generación de las dos usinas nucleares de Angra dos Reis.

Era, claro, el capítulo 179, el final, de Avenida Brasil, que midió 49 puntos de rating, es decir unos 80 millones de personas, y terminó de convertir a la telenovela en la más vista de un país que bate records en materia de culebrones. Con una impecable factura técnica, actuaciones excelentes y una delicada combinación de drama, suspenso y humor, los héroes y villanos de Avenida Brasil son pobres y ricos, pobres que se vuelven ricos y ricos que se hacen pobres. Pero la clave del suceso, lo que explica los récords de audiencia y la pasión realmente multitudinaria con la que fue vista, discutida y vista otra vez en las cientos de miles de copias piratas que circularon, es que, a diferencia de otras producciones de la Red Globo, ambientadas en los barrios más lujosos de Río o San Pablo y donde las periferias urbanas se muestran como un ambiente dominado por la pobreza y la violencia, la novela proyecta una mirada totalmente novedosa sobre la nueva clase media, que los sociólogos, con una sensibilidad poética menos desarrollada que los libretistas, llaman “clase C”.

Integrada por aquellas personas con ingresos de entre 1126 y 4854 reales, se trata de una suerte de “nueva clase media” o, según algunos análisis, de una “clase media emergente”. Un sector que ha crecido hasta convertirse en el más ancho de la compleja, desigual y muy dinámica estructura de clases de Brasil. Y que es uno de los resultados más notables de la intensa transformación social que vive el país, que también puede comprobarse en la plebeyización de ámbitos que hasta hace pocos años estaban reservados a las elites, en general universitarias, casi siempre del centro y sur y siempre, indefectiblemente, blancas. Un impulso democratizador que abarca universidades, restaurantes, espectáculos y playas, y que no deja afuera ni siquiera al transporte aéreo: según datos oficiales, el 11 por ciento de los brasileños adultos que subió a un avión en 2012 lo hizo por primera vez en su vida.

El asombro ante este tipo de novedades es el origen de este libro, un intento por explicar el proceso de transformación que experimenta Brasil y que ha llevado a buena parte de la prensa internacional a hablar de un nuevo milagro.

– – –

La economía brasileña es tres veces mayor a la argentina y ochenta veces más grande que la boliviana. En 2011 superó por primera vez a la del Reino Unido y se convirtió en la sexta más grande del mundo, y se estima que en los próximos años sobrepasará a Francia y Alemania. Más importante aún, Brasil es el tercer receptor de inversión extranjera directa del planeta y la única potencia emergente, salvo Rusia, capaz de garantizar su soberanía energética y alimentaria, crucial en un mundo cuyos conflictos giran cada vez más alrededor de las fuentes de energía y las materias primas. Todo esto en el marco de una notable solidez macroeconómica. En el juego de rol latinoamericano, Brasil ha reemplazado a Chile como el alumno modelo.

Y junto al despegue económico, la transformación social, cuyo rasgo más significativo es una reducción sostenida de la pobreza. Según datos de la Cepal, la pobreza pasó del 36,4 por ciento en 2005 al 18,6 en 2013. En números absolutos, 35 millones de personas superaron la condición de pobres desde la llegada al poder del PT. Pero lo más importante es que la pobreza cae todos los años, incluso en los momentos de crisis económica, lo que confirma que no se trata de una mejora circunstancial sino de un cambio profundo: la vieja Belindia se está convirtiendo en un país de clase media, aunque sea la clase C que vive y sufre en Avenida Brasil.

Si esto fue consecuencia de la baja inflación y la reducción del desempleo o de las políticas sociales es todavía objeto de discusión, pero de lo que no hay dudas es que el Estado brasileño viene desplegando una serie de iniciativas de inclusión inéditas, que van desde la suba continua del salario mínimo hasta un conjunto de programas entre los que brilla el Bolsa Familia, que con 46 millones de beneficiarios es el plan social más masivo de la historia del mundo, pero que no se acaban ahí: el Plan Brasil Sonriente, por citar uno específico pero muy querido, provee asistencia odontológica gratuita en un país que, en el momento de ser lanzado, tenía 30 millones de desdentados.

La consecuencia electoral de este movimiento tectónico de la estructura social es el surgimiento de un nuevo sujeto político, el lulismo, basado en una transformación del electorado del PT, que originalmente se apoyaba en los trabajadores sindicalizados y las clases medias urbanas progresistas y que, desde la asunción de Lula en 2003, se fue desplazando hasta quedar conformado, cada vez más, por los sectores más empobrecidos de la sociedad, un cambio de base social que llegó junto a un modificación geográfica de sus votantes, del centro y sur del país al nordeste. Igual que la transformación social, y en buena medida porque es su consecuencia, el realineamiento político no es episódico sino permanente: el lulismo, que no es otra cosa que el encuentro entre la izquierda partidaria y las masas empobrecidas, se ha convertido en el sujeto hegemónico de la política brasileña.

– – –

Brasil se proyecta como actor global. Las condiciones están dadas: Brasil pasó de importador a exportador neto de energía, es la única potencia emergente con sus fronteras consolidadas, el primer exportador mundial de hierro, carne, café y azúcar, el segundo de soja, maíz y naranjas, cuenta con la tercera fábrica de aviones más importante del planeta (Embraer), la segunda petrolera más valiosa (Petrobras) y el banco de desarrollo con más préstamos (Bndes). En camino a transformarse en un hegemón regional, Brasil tiene superávit comercial con todos los países sudamericanos salvo con Bolivia, equivale en territorio, población y PBI a la mitad de todos ellos sumados, limita con todos menos dos e incluso comparte 673 kilómetros de frontera con… Francia (la Guayana es un territorio de ultramar de la República de Francia).

Sus empresas se despliegan por todo el mundo pero sobre todo por los países vecinos, donde, como en Bolivia o Paraguay, controlan porcentajes importantes del PBI. Pero incluso en naciones económicamente más diversificadas la presencia empresarial brasileña es abrumadora, como demuestra este caso: un argentino que se levanta temprano un sábado a la mañana para hacer algunos arreglos hogareños con cemento producido en Loma Negra y clavos fabricados en Acindar, calzado con zapatillas Topper y vestido con un uniforme de trabajo Pampero, y que al mediodía, cuando termina, cansado y sucio, se humecta las manos ásperas con crema Natura, come una hamburguesa Swift con una cerveza Quilmes y luego, como se quedó con hambre, otra hamburguesa, pero Paty, para más tarde sentarse a ver en su televisión Sony un programa cuyo rating es medido por Ibope, hasta que se aburre, porque los sábados no dan nada, y sale en su Peugeot 207, pasa por un peaje de las Autopistas del Oeste que paga con una tarjeta del Banco Patagonia, carga nafta en una estación de servicio de Petrobras, llega a la canchita de fútbol y se calza sus botines Olympikus para jugar un partido con sus amigos, que prefieren los botines Penalty, y que cuando terminan se toman dos cervezas Brahma, para después, ya de noche, volver a su casa, calentar en el horno una pizza Sibarita y tirarse a dormir con su vieja y querida remera Hering… De principio a fin, todo fabricado y provisto por empresas brasileñas.

– – –

Las protestas más importantes de la historia reciente de Brasil comenzaron el 6 de junio del 2012, cuando el Movimiento Pase Libre convocó a una marcha por la Avenida Paulista, en el corazón de San Pablo, en rechazo al aumento de la tarifa de transporte público. Antes, este nucleamiento horizontal y sin líderes, organizado a través de la redes sociales y autodefinido como apartidario, había realizado diferentes actos en otras ciudades, como Natal y Salvador, con convocatorias en general modestas. Pero ese día fue diferente: el reclamo por el incremento de 3 a 3,20 reales congregó primero a unas dos mil personas y luego, en los días siguientes, a cada vez más gente, en un comienzo jóvenes estudiantes de sectores medios a los que luego se fue sumando un número creciente de habitantes de los barrios populares de la periferia, indignados por la ineficiencia y la lentitud de un sistema de transporte que representa, según las encuestas de consumo, el segundo gasto más alto de las familias de bajos recursos después de los alimentos, y aproximadamente un tercio del salario mínimo de un trabajador.

La explosión tenía su lógica. Como demuestra la historia reciente de América latina, la tarifa del transporte suele ser un catalizador de la indignación popular. La explicación es simple: a diferencia de otros precios, como los de los alquileres o alimentos, cuyos incrementos son graduales y dispersos, el transporte no depende de miles de decisiones privadas sino de una sola disposición pública. Esto significa que cualquier aumento tiene la doble potencialidad de unificar en el rechazo a toda la población e identificar a un único responsable, tal como sucedió con el Caracazo venezolano de 1989 o con el Gasolinazo boliviano de 2011. Sin embargo, las protestas de junio no deberían ser leídas como una simple reacción al incremento de la tarifa. De hecho, con el paso de los días, a la multiplicación de actos y marchas en diferentes ciudades y la creciente heterogeneidad de las movilizaciones, se fueron sumando otras consignas, entre las cuales se destacaba un reclamo por el estado, en general muy defectuoso, de otros servicios públicos.

El gobierno del PT, en efecto, viene desplegado una serie de iniciativas de política social de una amplitud inédita en la historia, que sin embargo no han sido acompañadas con avances equivalentes en servicios como salud y educación, a menudo presionados por los propios programas sociales (el Bolsa Familia, por ejemplo, incluye una serie de condicionalidades que potenciaron la demanda). Del mismo modo, la ampliación de la clase media y la mejora de los niveles de consumo generó fenómenos asociados con consecuencias negativas: el aumento explosivo de la venta de autos –si en 2001 circulaban por las doce principales ciudades de Brasil 11,5 millones de autos, en 2011 ya lo hacían 20,5 millones– obviamente agudizó el problema del tránsito: según los estudios, un tercio de la población de San Pablo dedica tres horas diarias a moverse por la ciudad, principalmente en ómnibus cuya velocidad promedio es de… ¡12 kilómetros por hora!

– – –

El salto hacia delante de Brasil también tiene su costado negativo, sus tragedias y sus sombras. Su protagonismo internacional es tan evidente como sus problemas de seguridad en el Amazonas, la dificultad para construir procesos de integración sólidos con sus vecinos y la creciente sensación, sobre todo en los países más pequeños, de que hay un no sé qué imperialista en sus renovadas ambiciones de liderazgo. Desde el punto de vista económico, el despegue no ha logrado superar el problema de un crecimiento mediocre, que en promedio se sitúa por debajo del latinoamericano y que en la última década fue apenas la mitad que el argentino, junto a una preocupante primarización productiva: hoy Brasil depende de la agricultura y la minería más que en cualquier otro momento desde el inicio del proceso de industrialización. Del mismo modo, la reducción de la pobreza es mucho más importante que la de la desigualdad, que disminuye pero más lentamente y todavía sitúa al país en los primeros lugares del ranking mundial de inequidad.

Es el lado oscuro del milagro, cuyo aspecto más dramático es la creciente violencia urbana. Un brasileño tiene cuatro veces más posibilidades de sufrir un homicidio intencional que un argentino, un chileno o un uruguayo. Pero si ese brasileño es varón, en lugar de cuatro tiene ocho veces más chances de morir asesinado; si además es joven, tiene 16 veces más posibilidades; y si es varón, joven y negro, tiene 30 veces más chances. En ese caso tiene más o menos las mismas posibilidades de sufrir un homicidio que si viviera en Kandahar, Mogadisco o Ciudad Juárez.

– – –

La mirada final se resume en el epílogo: una comparación entre el desarrollo de Brasil y la Argentina, dos países que hasta hace poco tiempo apenas se conocían, a tal punto que los argentinos cometen el españolismo de atribuir a los brasileños un lugar común (o mais grande do mundo) que directamente no existe (en portugués se diría o maior do mundo). En el rápido repaso de un siglo de historia paralela, el capítulo final tiene el tono afligido de los viejos tangos. Este libro es, en definitiva, un intento por entender esa sensación, sin folklorizar el análisis de un país que sólo puede ser contado en todos sus matices pero que indudablemente ha logrado un salto al desarrollo que es a la vez económico, político y social, como si siguiera el apotegma que Theodor Roosevelt inventó para Estados Unidos pero que se aplica perfectamente al futuro brasileño. “Una gran democracia debe progresar o pronto dejará de ser o grande o democracia”.

* Director de Le Monde diplomatique, edición Cono Sur.

Impacto y consecuencias

Por Walter Mignolo *

 

indignados imperialismoeua
Durante su presidencia, Dilma Rousseff aumentó el distanciamiento entre Brasil y EE.UU., distanciamiento que comenzó durante la presidencia de Ignacio Lula da Silva. Dos acontecimientos importantes, en el pasado reciente, aumentaron tanto la distancia como la tensión entre los dos estados: Rousseff canceló su visita a Washington al hacerse público que Estados Unidos espiaba al gobierno de Brasil y, en julio de este año, la reunión de los Brics en Brasil, que incluyó el fuerte apoyo de Rousseff a la creación del banco de ese grupo de naciones.

Cuando la iniciativa del banco de los Brics fue criticada como una iniciativa contra el FMI y el Banco Mundial, Rousseff fue citada diciendo que la propuesta no era en contra de nadie, sino “a favor de nuestros intereses”. “Nuestros intereses” se refería a los Brics y a los estados que el banco apoyaría tanto para su consolidación económica como para evitar que las draconianas tasas de intereses y los delincuentes legales como Paul Singer mantuvieran a estados emergentes bajo la esclavitud de la deuda.

Marina Silva surgió a la notoriedad después del accidente de aviación que acabó con la vida del candidato presidencial Eduardo Campos, el 13 de agosto de 2014. Hubo mucha especulación y no faltaron las teorías conspirativas en el análisis del accidente y sus consecuencias.

El 27 de septiembre, el periódico español El País publicó un artículo con este título: “La candidatura de Silva apuesta por una actitud más cercana a Estados Unidos”. El título trajo a la luz lo que ya se sabía, pero andaba dispersado en la campaña de Silva: su inclinación política hacia la reoccidentalización y, en consecuencia, la posibilidad de que bajo su presidencia Brasil se una a la Alianza del Pacífico junto a Colombia, México, Perú y Chile, que mantiene una posición ambigua en este asunto desde que Michelle Bachelet asumió la presidencia. Un giro semejante en la política exterior de Brasil abriría un signo de interrogación sobre su rol en la Unasur.

Hay, sin duda, mucho en juego en estas elecciones; mucho más de lo que presupone toda elección presidencial. Brasil se ha convertido en el Estado líder en Sudamérica, Centroamérica y el Caribe. Al mismo tiempo, el orden mundial global ha llegado al punto del no retorno en la creciente afirmación de tendencias desoccidentalizantes (Brics, Indonesia, Turquía) y las respuestas reoccidentalizantes (Estados Unidos y la Unión Europea en Ucrania, en Siria, en Medio Oriente).

En los últimos dos años, Rusia y China detuvieron la invasión estadounidense a Siria en el Consejo de Seguridad de la ONU. Por otra parte, India “conmocionó al mundo” (según los titulares mediáticos) al unir fuerzas con Rusia y China contra las expectativas de Estados Unidos. Occidente (EE.UU. y los países centrales de la Unión Europea) está perdiendo los privilegios ganados en 500 años de consolidación y expansión y, como es de esperar, perder privilegios es duro. Los signos de la batalla por mantener el liderazgo global no son sólo evidentes en Siria, Ucrania y Medio Oriente, sino que incluso el presidente Barack Obama lo dijo explícitamente en su discurso en la reciente asamblea de la ONU.

Un aspecto notoriamente ausente en la campaña en Brasil y en su cobertura por los medios es la configuración racial de ambas candidatas. Nadie se confundiría al decir que Dilma Rousseff es “blanca” y Marina Silva es “negra”. Escribo estas palabras entre comillas debido a las ambigüedades de su significado, al mismo tiempo que tienen una presencia innegable en conversaciones diarias. Pero la “raza” no fue un tema notorio en esta campaña. Tal vez después del entusiasmo inicial con la presidencia de Obama, y lo que siguió, la gente y los medios de comunicación se dieron cuenta de que una cosa es tratar el racismo en la sociedad civil y otra muy diferente tener expectativas de que una persona pueda modificar en uno o dos períodos presidenciales la estructura político-económica de la forma Estado.

Los ciudadanos brasileños votarán según sus intereses nacionales, personales e institucionales, y no según si Rousseff es blanca y Silva, negra. Algunos votantes pueden estar al tanto del significado y los intereses que respaldan a las candidatas. Los votantes, presumo, no emitirán tampoco su voto considerando si el Estado brasileño en el próximo ciclo presidencial seguiría la ruta de los Brics o giraría hacia EE.UU. y Europa; es decir, si Brasil continuaría en la ruta desoccidentalizante o daría un giro aliándose a la reoccidentalización.

Si la mayoría de los posibles votantes no especulará sobre estas consecuencias, el resultado de la elección tendrá sin lugar a dudas un impacto significativo en América latina y, desde luego, en el orden mundial.

* Profesor de la Universidad de Duke (EE.UU.) y de la Universidad Andina Simón Bolívar (Ecuador).

Brasil X México. Um goleiro ganha o jogo

JORNAIS MEXICANOS HOJE

mx_record.senhor fantástico

PRI18614

PORTADA COLOR CMYK

mx_estadio. herói nacional

mx_cancha. as mãos de Deus

JORNAIS BRASILEIROS HOJE

BRA^DF_MET paredão

BRA^BA_COR pegou todas

br_lance. astúcia

br_atarde. muralha Bahia

Os homens os mesmos, hy breazil!!

SISIFISMO

.

por Luiz Alberto Machado

 

Sísifo, de Tiziano, 1549

Sísifo, de Tiziano, 1549

Sobre esta terra, hy breazil

Muita lágrima e muito sangue jamais redimido

Sonhou-se novo sol, hy breazil

Mas a banda é a mesma

As armas as mesmas

Os homens os mesmos, hy breazil!!

 

Luiz Alberto Machado

Luiz Alberto Machado

POEMA PARA LUIZ ALBERTO MACHADO

.

Enquanto teus versos falam de amor,
Da humanidade e teu dedicado carinho,
Sinto no caminhar de meus passos
A certeza da verdade que encerram.

Teus poemas, pétalas de doçura,
Ah teus poemas, teus poemas,
Revelam a doçura de tua alma
E neles quero me apoiar.

Teus poemas que me levam enleada
Para outras paragens de consolo,
Ensinando a verdade do sentimento,
E resgatando todo o amor.

Teus poemas são úmidos,
Lentamente, lentamente,
Caindo como doce orvalho
E deixando o coração em transe!

Teus poemas a acompanhar a vida,
Tenho por eles a ternura
Que suaviza o dia conturbado,
e dá a certeza do carinho!

Vânia Moreira Diniz

 

 

 

Os ingleses preferem os prostitutos brasileiros

Os prostitutos são giletes que cortam dos dois lados

London-01

London-06

2012-London-031

2012-London-131

 

A BBC Brasil noticiou: “Não é que os brasileiros só queiram fazer programa. São os clientes que só querem os brasileiros. Se for de outro país, não dá certo”, simplifica Renato (nome fictício), um catarinense de 25 anos que mora em Londres desde 2012. Sua profissão: garoto de programa em tempo integral.

Renato é um dos vários brasileiros que vêm para a Grã-Bretanha em busca de oportunidades de trabalho em várias áreas, inclusive na indústria do sexo.

Muitos encontram emprego em bares, hotéis e restaurantes, mas decidem complementar a renda fazendo programa. Outros nem tentam as vias formais de trabalho. Já chegam em Londres decididos a ganhar o sustento e fazer economias vendendo sexo.

“Muitos brasileiros chegam ao aeroporto e vêm direto aqui anunciar antes mesmo de achar um lugar para ficar”, diz à BBC Brasil Russell Reeks, editor da seção de classificados da revista masculina britânica QX.

Segundo ele, metade dos cerca de 70 anunciantes semanais são brasileiros. Homens, segundo Reeks, bonitos e atraentes, que investem na aparência e apostam na rentabilidade da indústria do sexo londrina.

“Apesar da recessão, Londres continua sendo um mercado lucrativo para os trabalhadores do sexo”, opina Reeks, acrescentando que um anúncio na revista (edições impressa e online) custa em média £40 por semana.

Made in Brazil

Renato concorda. Ele diz que cobra cerca de 200 libras (R$ 800) por hora e que já chegou a fazer cerca de 3 mil libras (R$12 mil) num único final de semana.

O catarinense diz frequentar a academia ao menos três vezes por semana para manter a forma, compra roupas caras das marcas Diesel e Ralph Lauren e divide um apartamento de dois quartos com um amigo tailandês, também garoto de programa, no bairro chique de South Kensington, no oeste da cidade.

Ele também investe pesado em publicidade: cerca de mil libras (R$4 mil) por mês em anúncios em sites e revistas.

Renato, 25 anos, garoto de programa

“Já vim para Londres sabendo que seria garoto de programa. Nunca tinha feito isso no Brasil, mas sabia que aqui essa seria minha única opção. Precisava ganhar dinheiro para ajudar minha mãe.

Ela estava se divorciando do meu pai e passava por dificuldades financeiras. O mais difícil para mim é lidar com o dilema emocional, com o fato de que levo uma vida escondida.

Nem minha família nem meus amigos no Brasil fazem ideia de que sou garoto de programa. Acham que trabalho com organização de eventos. É preciso ter a cabeça muito no lugar e ser muito discreto. Tenho medo de ser descoberto e minha imagem ficar manchada para sempre.”

Ele acredita que os prostitutos brasileiros fazem sucesso entre clientes londrinos por causa da “marca Brasil”.

“Se vender como brasileiro dá muito certo. Podemos até cobrar mais caro. Os clientes nos acham sexy, gostam do nosso sotaque, do nosso jeito e personalidade”, diz Renato, cuja maioria da clientela é composta de homens, a maior parte turistas ou em viagem de negócios. Ocasionalmente ele atende casais.

HIV

Não há estatísticas oficiais sobre o número de garotos de programa brasileiros na Inglaterra, mas um estudo recente publicado em dezembro pela British HIV Association (BHIVA) afirma que 39% dos trabalhadores do sexo no país são sul-americanos. Desse total, 97% são brasileiros.

Ainda segundo a pesquisa, homens que trabalham na indústria do sexo têm três vezes mais risco de serem diagnosticados com o vírus HIV e outras doenças sexualmente transmissíveis (DST), como clamídia e gonorreia, do que outros homens.

O trabalho não traz dados sobre o índice de DST entre os brasileiros, mas um outro dado, divulgado em outubro pela Health Protection Agency (HPA), aponta que, em Londres, entre 2007 e 2011, o maior número de contaminação pelo vírus HIV entre homens estrangeiros que fazem sexo com outros homens se deu entre brasileiros (7%).

Eles ficaram apenas atrás dos britânicos (44%). O levantamento não analisa o perfil dessas pessoas, mas o brasileiro José Resinente, coordenador do projeto Naz Vidas, supõe que eles façam parte da comunidade gay e trabalhem como garotos de programa.

O Naz Vidas é uma ONG que oferece orientações sobre saúde sexual e planejamento familiar para a comunidade lusófona na Grã-Bretanha. Desde 2009, oferece testes de HIV e, segundo Resinente, até agora foram registrados cinco casos da doença entre brasileiros, todos heterossexuais.

O brasileiro está usando os dados da HPA como base para sua tese de doutorado, que defende que os casos de aids entre brasileiros em Londres se concentra entre os gays e trabalhadores do sexo.

“Não identificamos garotos de programa com HIV na Naz porque eles não passam por aqui. Eles evitam contato com a comunidade brasileira por medo de serem identificados”, afirma Resinente.

Ele acrescenta que atende, em média, 12 brasileiros por semana em busca de check-ups de saúde sexual ou de tratamento para DST.

Em sua avaliação, os trabalhadores do sexo estão mais expostos ao risco de HIV por vários fatores, entre os quais o uso de drogas. “Quando estão sob o efeito de entorpecentes, é mais fácil esquecer de usar o preservativo e o risco de contaminação aumenta”, diz.

Autonomia

Resinente concorda com a ideia de que o “sex appeal” pode explicar por que há tantos brasileiros vendendo sexo na Grã-Bretanha. Mas vai além.

“Aqui é facil ser anônimo, ter mais liberdade e criar uma vida nova, ao contrário de outros países, que também atraem muitos garotos brasileiros, como Portugal. A mesma língua e o risco de poder ser reconhecido facilmente botam medo.”

Apesar da falta de dados oficiais, agentes de saúde sexual acreditam que o número de brasileiros na indústria do sexo londrina diminuiu desde 2008 por causa da recessão.

“Mas ainda é estável e ainda é a maioria”, afirma Gregory King, enfermeiro-chefe do Working Men Project, clínica de saúde sexual do serviço de saúde público britânico (NHS), umas das maiores do país.

A clínica atende entre 100 e 150 garotos de programa por ano. Desde total, 60% são latino-americanos e a maioria brasileiros. “São homens com idades entre 25 e 35 anos que fazem programa durante um ano e meio, em média. Muitos só fazem isso para pagar estudos, apoiar a família no Brasil e juntar dinheiro para depois voltar”, diz.

“Mas há muitos que apreciam a abertura de Londres ao estilo de vida gay e querem se estabelecer por aqui”, acrescenta.

Ao contrário do que Resinente acredita, King afirma que há baixa incidência de contaminação por HIV entre trabalhadores do sexo. Ele diz que, no geral, os brasileiros são cuidadosos com a saúde e procuram a clínica para conseguir camisinhas e fazer check-ups.

“Sou paranoico com a minha saúde”, confirma Renato. “Antes de começar a trabalhar procurei uma clínica e o atendimento foi muito bom. Fiquei sabendo tudo sobre os meus riscos e como é importante me proteger”, diz, acrescentando que evita tomar drogas para não “perder o controle”.

O catarinense diz estar chegando ao seu limite e pretende deixar a prostituição no final deste ano, quando expira seu visto de estudante.

“Tem gente que faz porque gosta. Eu só faço por dinheiro. Quero voltar para o Brasil, terminar a faculdade de jornalismo e abrir um negócio”, diz, sem querer revelar quanto já tem guardado. “Não dá mais para levar uma vida escondida”, desabafa. “Minha mãe não pode nem sonhar que faço isso para viver”.

Garotos de programa em Londres lutam pela profissionalização

Justiça define que umbanda e candomblé não são religiões

r tradição

 

Santa ignorância da deusa justiça.

In Wikipedia: Umbanda é uma religião heterodoxa brasileira, cuja evolução do polissincretismo religioso existente no Brasil foi resultado de motivações diversas, inclusive de ordem social, que originaram um culto à feição e moda do país.

O vocábulo é oriundo da língua quimbundo, de Angola, e significa arte de curar. segundo a Gramática de Kimbundo, do Professor José L. Quintão. Já os autores de vertente esotérica fazem alusão ao sânscrito a partir da junção dos termos Aum e Bandha, o elo entre os planos divino e terreno. A palavra mântrica Aumbandhan teria sido passada de boca a ouvido e chegado até nós como A Umbanda. Conheça a história aqui. 

Ainda in Wikipedia: Candomblé é uma religião derivada do animismo africano onde se cultuam os orixás, voduns ou nkisis, dependendo da nação. Sendo de origem totêmica e familiar, é uma das religiões de matriz africana mais praticadas, tendo dois milhões de seguidores em todo o mundo, principalmente no Brasil. Também é possível encontrar o chamado povo do santo em outros países como Uruguai, Argentina, Venezuela, Colômbia, Panamá, México, Alemanha, Itália, Portugal e Espanha.

Cada nação africana tem como base o culto a um único orixá. A junção dos cultos é um fenômeno brasileiro em decorrência da importação de escravos onde, agrupados nas senzalas nomeavam um zelador de santo também conhecido como babalorixá no caso dos homens e iyalorixá no caso das mulheres.

A religião que tem por base a anima (alma) da Natureza, sendo portanto chamada de anímica. Os sacerdotes africanos que vieram para o Brasil como escravos, juntamente com seus Orixás/Nkisis/Voduns, sua cultura, e seus idiomas, entre 1549 e 1888, é que tentaram de uma forma ou de outra continuar praticando suas religiões em terras brasileiras, portanto foram os africanos que implantaram suas religiões no Brasil, juntando várias em uma casa só para sobrevivência das mesmas. Portanto, não é invenção de brasileiros. Leia mais 

 

 

img-1

grafico-religiao_folha

 

Decisão causa perplexidade

por Tiago Chagas
A Justiça Federal no Rio de Janeiro emitiu uma sentença na qual considera que os cultos afro-brasileiros não constituem religião e que “manifestações religiosas não contêm traços necessários de uma religião”.
A definição aconteceu em resposta a uma ação do Ministério Público Federal (MPF) que pedia a retirada de vídeos de cultos evangélicos que foram considerados intolerantes e discriminatórios contra as práticas religiosas de matriz africana do YouTube.
O juiz responsável entendeu que, para uma crença ser considerada religião, é preciso seguir um texto base – como a Bíblia Sagrada, Torá, ou o Alcorão, por exemplo – e ter uma estrutura hierárquica, além de um deus a ser venerado.
A ação do MPF visava a retirada dos vídeos por considerar que o material continha apologia, incitação, disseminação de discursos de ódio, preconceito, intolerância e discriminação contra os praticantes de umbanda, candomblé e outras religiões afro-brasileiras. “Para se ter uma ideia dos conteúdos, em um dos vídeos, um pastor diz aos presentes que eles podem fechar os terreiros de macumba do bairro”, disse o procurador regional dos Direitos do Cidadão, Jaime Mitropoulos.
De acordo com o site Justiça em Foco, o MPF vai recorrer da decisão em primeira instância da Justiça Federal para continuar tentando remover os vídeos da plataforma de streaming do Google.
“A decisão causa perplexidade, pois ao invés de conceder a tutela jurisdicional pretendida, optou-se pela definição do que seria religião, negando os diversos diplomas internacionais que tratam da matéria (Pacto Internacional Sobre os Direitos Civis e Políticos, Pacto de São José da Costa Rica, etc.), a Constituição Federal, bem como a Lei 12.288/10. Além disso, o ato nega a história e os fatos sociais acerca da existência das religiões e das perseguições que elas sofreram ao longo da história, desconsiderando por completo a noção de que as religiões de matizes africanas estão ancoradas nos princípios da oralidade, temporalidade, senioridade, na ancestralidade, não necessitando de um texto básico para defini-las”, argumentou Mitropoulos. Fonte: Jornal GNN

 

O Esgoto do Esculacho

 

por Ras Adauto
O Brasil está virando, com essas elites dominantes, um avacalhadouro de merdas em cima de nós.
– Um juiz que setencia que nao existem religioes de matriz africana, ou que candomblé e umbanda nao sao religioes, no Rio de Janeiro. O juiz federal Eugenio Rosa de Araújo, da 17.ª Vara Federal do Rio

O juiz que setenciou a inexistencia religiosa de umbanda e candomblé

O juiz que setenciou a inexistencia religiosa de umbanda e candomblé

– Agora vem mais essa: a presidente do movimento negro (Tucanafro) de Roraima do candidato Áécio Neves, é uma louríssima delegada de polícia, a delegada Candida Bentes: a Princesa Isabel do Tucanafro.
E a gente ter que aturar todas a essas palhacadas.

Aécio neves e a presidente do movimento negro do PSBD Roraima

Aécio neves e a presidente do movimento negro do PSBD Roraima

Eu nunca vi tanta babaquice e irresponsabilidade juntas!!!! Fonte: Negra Panther