¿Por qué los ricos están comprando refugios secretos?


Para quem acredita em previsões apocalípticas.

Cada vez resulta más evidente la desconfianza de las élites ante eventuales conmociones sociales provocadas por la desigualdad económica y social, razon por la que compran refugios escondites en los países más tranquillos.

Durante el Foro de Davos celebrado la semana pasada, el experto Robert Johnson subrayó en una entrevista a RT que en el marco de las protestas sociales, como las de Ferguson en EE.UU., los ricos compran sus propios aviones, sus propias pistas de aterrizaje y adquieren terrenos en países como Nueva Zelanda para protegerse.

Michael

Entre estos destaca, por ejemplo, James Cameron, que en 2012 anunció que se mudaría a Nueva Zelanda. Incluso la familia del ex presidente estadounidense, George Bush, presuntamente compró un terreno en Paraguay en 2006, informa el portal ‘Infowars’.

Esta tendencia fue anticipada hace años por el analista político y exconsejero de Seguridad Nacional del presidente estadounidense Jimmy Carter, Zbigniew Brzezinski, explica el portal.

Según Brzezinski, el aumento de la desigualdad de los ingresos, la falta de respeto y la explotación son factores principales de lo que él llama “el despertar político global”, que amenaza el poder de las élites actuales.

Disturbios civiles derivados de los problemas económicos han sido pronosticados para 2016 por el economista Martin Armstrong, que en su día predijo el Lunes Negro de 1987, así como el colapso financiero ruso de 1998.

La desconfianza en el Gobierno de EE.UU. y otros países occidentales alcanzó sus mínimos históricos, debido tanto al “crecimiento de la corrupción, la alienación social y la ausencia de sentido de comunidad”, aumentando el riesgo conmociones, explica el portal. El riesgo crece aún más por la caída de los salarios y la brutalidad policial.

En este sentido, la decisión de los ricos de asegurarse salidas de emergencia no significa que quieran abandonar el poder, sino una garantía en caso de posibles desórdenes domesticos, concluye.

Las guerras del futuro se realizarán en las megalópolis

El Ejército de EE.UU. cree que en el futuro las megaciudades se convertirán en un campo de batalla con los grupos criminales y extremistas, que tendrán un profundo impacto en la vida de los ciudadanos, socavando la autoridad del Estado.
Desde el punto de vista de los estrategas militares, el problema es que ningún ejército ha peleado nunca con tal enemigo en ciudades con una población de 20 millones de personas o más. Por lo tanto, en febrero los militares de EE.UU. y el Reino Unido discutieron este problema, informa Defense News.

City Wars: US soldiers conduct urban training at Camp Blanding, Florida. Army planners believe future battles will be fought in 'megacities' of 20 million or more people. (Sgt. 1st Class Mark Bell/ / US Army)

City Wars: US soldiers conduct urban training at Camp Blanding, Florida. Army planners believe future battles will be fought in ‘megacities’ of 20 million or more people. (Sgt. 1st Class Mark Bell/ / US Army)

Según ellos, es necesario aclarar el alcance y la escala de las operaciones “sin precedentes” en las que tendremos que participar. Algunos señalaron que no se trata de enviar a las grandes ciudades un destacamento tras uno, ya que “simplemente se los comerán”.

La ONU estima que para el año 2030 habrá más y más megaciudades, y serán habitadas por el 60% de la población total de la Tierra.

En mayo el Ejército de EE.UU. dijo en un informe que es inevitable que se efectúen operaciones militares en esas ciudades, pero el Ejército está mal preparado para ellas. De acuerdo a los oficiales militares y científicos civiles, los problemas de crecimiento humano, la desigualdad económica y la seguridad ambiental, que empujarían a la indignación pública, implican la necesidad de llevar a cabo operaciones terrestres.

Una formación adecuada, llevada a cabo en forma de juego de guerra, mostró que la infantería en tales circunstancias debería ser más autónoma cubriendo un área más grande. Al mismo tiempo, “las armas lanzadas desde el hombro” (por ejemplo, lanzagranadas), que permiten luchar contra un enemigo que tiene un refugio natural, juegan un papel vital.

Para 2030, el Ejército estadounidense quiere proporcionar a la infantería apoyo con aviones, la posibilidad de grabar videos de calidad cinematográfica, así como mejorar la capacidad de “aplastar al enemigo durante un contacto accidental”. La experiencia de dos batallas simuladas mostró que la aviación no es capaz de hacer frente a todas las tareas, con lo cual serán necesarias las operaciones terrestres.

¿Estallará pronto la “primavera americana” en Estados Unidos? 

Ha causado indignación en el mundo que ante los miles de refugiados que cruzan Ucrania huyendo de los ataques genocidas del régimen en Kiev, la Casa Roja (ex-Casa Blanca) haya manifestado de modo jocoso y burlesco: “Puede ser que estén visitando a sus abuelas y luego vuelven”, tal como fue la expresión de la nueva portavoz del Departamento de Estado de los EE.UU.

Tratando al ser humano de modo tan despectivo es que se entiende lo que ocurre en el interior de ese país, lo que le sucede conflictivamente y que se oculta permanentemente. Por ello, la hipótesis sostenida desde hace bastante tiempo es que las crisis estadounidenses, especialmente la del 2008 y la actual que proviene desde el 2012, caracterizadas por un grave conflicto en lo político, lo económico, lo social y lo humano (principios y valores), han generado un incremento constante de malestar general interno e internacional, de poder contrahegemónico, de tensiones en el bipartidismo demo-republicano, las que se harán efectivas con cada vez mayor profundidad. El objetivo, entonces, es analizar caminos para la clase gobernante en dicho país con el fin de resolver, desde lo esencial, esta situación objetiva que se producirá debido a lo señalado e independiente de que fuese reprimida, pues traería una mayor descohesión social.

crise tio

Hay cinco condiciones en este momento que propiciarían próximamente el estallido de una “primavera americana”:1, un presidente muy cuestionado por su política exterior e interna, no afecto al empleo de medidas cualitativamente sustanciales; 2, control privado de la información e incremento de comunicación crítica y conciencia de la realidad; 3, cantidad más alta de activismo que se empieza a manifestar en diversos órdenes; 4, debilidad exterior y rechazo al país; 5, cuestionamiento interno desde los órganos de poder del régimen. Por Carlos Santa María

 

 

Deixe uma Resposta

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão /  Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão /  Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão /  Alterar )

Connecting to %s